Un nuevo acto vandálico

La barriada Nuestra Señora de la Oliva está padeciendo una ola de robos y actos vandálicos insoportable. El último ha sido la voladura del buzón de correos. El día 30 de diciembre a las 23:00 h, cuatro menores que iban montados en dos motocicletas cargaron el buzón de petardos y le prendieron fuego. La explosión fue enorme y arrancó el buzón de cuajo. Los vecinos, alarmados,  vieron cómo se llevaban la correspondencia y cómo se reían de su fechoría. Y desde aquí nos preguntamos: ¿para esto pagamos nuestros impuestos, para que la vigilancia policial brille por su ausencia?

 

Estado en que quedó el buzón tras la explosión.

Estado en que quedó el buzón tras la explosión.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: