El madroño

Este arbolito ornamental, representado en el escudo de la villa de Madrid, aparece en la mitología griega en el pasaje en el que Hércules vence a Gerión, monstruo gigante y alado y de cuya sangre derramada brotó un madroño. Su nombre científico es Arbutus unedo L. y pertenece a la familia de las Ericáceas. Originario de la región mediterránea, podemos catalogarlo como de crecimiento lento, y lo normal es que no llegue a alcanzar los 10 m de altura. Su copa es espesa y redondeada, compuesta por ramas ascendentes; el tronco es bajo y muy ramificado, y su corteza, de color rojizo oscuro, se desgaja en tiras cuando envejece.

Las hojas son perennes, coriáceas, alternas, simples, lanceoladas, de 4 a 11 cm de largo, con el margen aserrado, lustrosas por el haz y más pálidas por el envés; tienen el pecíolo sonrosado, así como la nervadura.

Las flores son por lo general blancas, a veces teñidas de rosa o de verde, y brotan en racimos; la corola es globosa, con los pétalos soldados pero con las puntas libres, parecida a una pequeñita olla boca abajo de 1 cm de longitud; cada flor dispone de diez estambres y un pistilo. El madroño florece en otoño.

El fruto es esférico, de 2 a 3 cm de diámetro y de color rojo anaranjado, con la pulpa carnosa y la superficie exterior granulosa, y sirve de alimento a muchas aves. Requiere un año completo para madurar, por lo que coincide con la nueva floración. En su interior contiene 3 ó 4 semillas planas.

El día 4 de octubre de 2009, plantamos un madroño en el Arboretum Intercontinental del Club de Campo de Sevilla.

Flor y fruto del madroño.

Plantación de un madroño en el Club de Campo.

Madroño (Arbutus unedo L.)

Para ver más árboles de Europa plantados por la Asociación, pinche aquí.

Anuncios
Etiquetas:
A %d blogueros les gusta esto: