Archive for enero, 2010

enero 30, 2010

La tara

La primera vez que vimos una tara fue en el año 1986, en los jardines del palacio de la Duquesa de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda. Entonces solicitamos que se nos permitiera recolectar semillas de este árbol, lo cual amablemente se nos concedió. Tuvimos suerte, pues germinaron todas, y pasados dos años, el día 1 de mayo de 1988, plantamos un ejemplar en la barriada Nuestra Señora de la Oliva, en el jardín lateral del bloque 24. La tara, cuyo nombre científico es Caesalpinia spinosa (Molina) Kuntze, pertenece a la familia de las Leguminosas. Aunque este árbol es originario del Perú, se encuentra muy distribuido por los países de su entorno (Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador; este último país fue quien donó los ejemplares para el Jardín Americano de la EXPO`92). Es de crecimiento rápido y en raras ocasiones alcanza los 10 m de altura. Su copa, formada por ramas ascendentes, es irregular y poco densa; su tronco, recto y cilíndrico, tiene una corteza grisácea de fondo negruzco y agrietado que dispone de espinas dispersas de hasta 4 mm de longitud. Su raíz es pivotante, profunda y fijadora del nitrógeno. Podríamos clasificarlo como árbol rústico, ya que resiste la sequía y las plagas.

Las hojas son perennes, alternas (dispuestas en espiral) y armadas con algunas espinas; son compuestas bipinnadas, miden entre 8 y 12 cm de largo y están formadas por 3 ó 4 pares de pinnas, cada una con 6 u 8 pares de folíolos opuestos, de forma oblongo-elíptica y de 2 a 3 cm de longitud, con los bordes enteros y una textura maleable.

Las flores están agrupadas en racimos de 8 a 20 cm de longitud. Su cáliz es irregular, pues dispone de un sépalo largo con numerosos apéndices en el borde; la corola es pentámera y los pétalos son libres, de color amarillento y de un tamaño que dobla a los 10 estambres que normalmente suele tener. En Sevilla, la tara florece casi todo el año.

El fruto es una vaina encorvada de color naranja rojizo y de unos 10 cm de longitud, que en su interior contiene de 6 a 10 semillas ovoides ligeramente aplanadas y de color pardo oscuro; su tegumento es duro e impermeable, por lo que necesita un tratamiento previo para acelerar su germinación.

Hasta enero de 2010 hemos plantado taras en los siguientes lugares:

El 6-05-1999, en el Arboreto de El Carambolo (Coca de la Piñera- Camas).

El 10-02-2001, en el Jardín Botánico los Gayumbos, en Valverde del Camino (Huelva).

El 16-10-2002, en el parque José Celestino Mutis (Sevilla).

El 28-05-2004, en el parque de Consolación (Utrera).

El 5-11-2004, en el colegio Zurbarán (Sevilla).

El 13-06-2006, en el IES Ramón Carande (Sevilla).

El 10-06-2007, en el Arboreto Intercontinental del Club de Campo de Sevilla.

El 29-01-2010, en el colegio Cristóbal Colón (Sevilla).

En el año 1988, plantamos esta tara en el jardín del bloque 24 de la bda. Ntra. Sra. de la Oliva.

El 06-05-99, los miembros de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva plantaron una tara en el Arboreto de El Carambolo.

El 29 de enero de 2010 celebramos el Día de la Paz plantando una tara en el colegio Cristóbal Colón, situado en el barrio sevillano del Tiro de Línea. En la foto, Antonio Ruano, profesor del colegio Cristóbal Colón, con sus alumnos.

Finalizada la plantación, los alumnos y los profesores del colegio Cristóbal Colón posan junto al arbolito.

Para conocer la historia de los árboles de América en los jardines de Sevilla, pinche aquí.

Pinche en la categoría Árboles de América para ver más árboles de América plantados por nuestra Asociación.

Anuncios
enero 20, 2010

La Oliva en flor (VII)

Una nueva entrega de imágenes de la floración de las plantas de nuestro barrio:

DURANTA (Duranta repens L.), jardín lateral del bloq. 127, agosto de 2009.

Flores de la duranta.

FALSA PIMIENTA (Schinus molle L.), albero frente al bloq. 32, agosto de 2009.

Flores de la falsa pimienta.

NÍSPERO (Eriobotrya japonica Lindl.), jardín del bloq. 86, octubre de 2009.

Flores del níspero.

PARKINSONIA (Parkinsonia aculeata Linn.), albero frente al bloq. 140, junio de 2009.

Flor de la parkinsonia.

Los artículos de este blog están clasificados por categorías.

Pinche en la categoría La Oliva en flor para ver todas las fotografías.

enero 16, 2010

Alimentos para el Polígono Sur

La crisis económica está haciendo estragos en muchísimas familias trabajadoras del Polígono Sur. El pasado doce de enero, el diputado de Caridad de la Hermandad de Santa Cruz de Sevilla nos entregó varias bolsas de alimentos, bolsas que distribuimos al día siguiente a través de nuestra vocalía de Acción Social.
Desde aquí damos las gracias a la Hermandad por su solidaridad cristiana.
enero 12, 2010

La espuma vuelve al río Guadaíra

Los ecologistas de Alcalá de Guadaíra nos envían esta denuncia que aquí publicamos para que se tome conciencia y cese de una vez la contaminación de este río sevillano:

El grupo ecologista Alwadi-ira – Ecologistas en Acción quiere denunciar, a través de los medios de comunicación, la situación que vuelve a vivirse en el cauce del río Guadaíra. Desde hace varios días, la espuma provocada por los vertidos al cauce del río se adueña de las azudas de molinos como los de Benarosa, San Juan o El Algarrobo.

Como viene siendo habitual, hay empresarios que aprovechan las lluvias para utilizar el Guadaíra como cloaca. Esta triste realidad pone en entredicho los mensajes que se lanzan desde distintos sectores de la Administración diciendo que este río está prácticamente recuperado.

Para Alwadi-ira, al igual que para muchos ciudadanos de la cuenca, este nuevo vertido confirma que todavía queda mucho por realizar en la recuperación del Guadaíra. Y que el Programa Coordinado de Recuperación y Mejora del río Guadaíra, que debería haber terminado en 2003, está todavía por llevar a cabo en un alto porcentaje.

A todo este oscuro panorama se añade que la Comisión de Seguimiento del Programa Coordinado, que se reunió por última vez en octubre de 2007, continúa sin convocarse a pesar de la promesa de la Consejera de Medo Ambiente, Cinta Castillo, de que se celebraría en septiembre pasado. Todo un síntoma.

SOCIEDAD ECOLOGISTA ALWADI-IRA – ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

http://www.alwadi-ira.org/

enero 10, 2010

El caobo

Dentro del Programa Raíces, una expedición cubana trajo a nuestra ciudad varios ejemplares de caobo el día 22 de septiembre de 1988. El nombre científico del caobo es Swietenia mahagoni (L.) Jacq.; perteneciente a la familia de las Meliáceas, esta especie es originaria del sur de Florida, desde donde se propagó por las islas de las Antillas, principalmente en Cuba; de crecimiento medio, en su lugar de origen suele superar los 20 metros de altura. Su copa es alta y redondeada, formada por ramas gruesas en expansión; el tronco es recto y libre de ramas hasta unos 3 metros, y suele ensancharse por la base formando contrafuertes; la corteza es lisa cuando el árbol es joven, pero al envejecer se vuelve escamosa y áspera y toma un color gris oscuro con tonalidades pardas. Su duramen (la parte más central y dura del tronco y de las ramas gruesas) presenta un bellísimo color marrón rojizo, motivo por el cual la madera del caobo está catalogada como madera preciosa, y se emplea en ebanistería para fabricar muebles de calidad. Para evitar su extinción, su tala está muy restringida en Cuba.

Sus hojas las podríamos denominar como semicaducas, ya que las viejas caen al finalizar el invierno, justo cuando comienza a brotar el nuevo follaje, de modo que el caobo suele estar desnudo sólo un par de semanas. Estas hojas miden de 10 a 25 cm y son alternas, compuestas y pinnadas; tienen de 3 a 6 pares de folíolos opuestos, algo asimétricos y de forma ovada y acuminada, que cuando son jóvenes son de color cobrizo claro y que con el tiempo adquieren un color verdoso amarillento.

Sus flores comienzan a aparecer cuando el caobo tiene cumplidos los 12 años de edad, y como se trata de un árbol monoico, tanto las flores masculinas como las femeninas están en la misma panícula y en el mismo árbol. Las flores, que desprenden un suave perfume, son pequeñas y aparecen a la vez que las hojas nuevas; suelen brotar en espigas axilares y sus pétalos, que miden de 3 a 4 mm, son de un color blanquecino algo amarillento.

El fruto del caobo es una cápsula leñosa, de color pardo y con forma de pera, que mide unos 10 cm de largo y que al madurar se abre por la base para esparcir unas 60 semillas aladas que al desprenderse giran y vuelan de lado; dichas semillas miden unos 5 cm de largo y son de color marrón rojizo.

El 25 de noviembre de 2000, plantamos un caobo en el parque José Celestino Mutis, con motivo de la clausura del XXVII Congreso de la Asociación de Parques y Jardines Públicos.

El 25-11-2000, en el momento de la plantación del caobo, Alberto García Camarassa, responsable de la jardinería de la EXPO`92 y coautor del parque José Celestino Mutis, se dirige a echar su palada de tierra.

Una vez plantado el caobo, los miembros de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva posamos con Adolfo Fernández Palomares, director del Parque del Alamillo. Lamentablemente, al día siguiente de la plantación se llevaron la placa conmemorativa del acto y al caobo lo serraron por encima del armazón protector; sin embargo, el caobo tuvo ganas de vivir, le brotaron nuevas ramas y hoy se desarrolla con normalidad.

Las hojas del caobo.

Pinche en la categoría Árboles de América para ver más árboles de América plantados por la Asociación.

enero 1, 2010

El timbó u oreja de negro

Los primeros ejemplares de oreja de negro llegaron a Sevilla el 8 de abril de 1988 y fueron donados por Uruguay al Programa Raíces, que tenía por objetivo la aclimatación de plantas del Nuevo Continente para la EXPO`92. Años más tarde, en el mes de julio de 2001, recolectamos las primeras semillas de esta especie en el Jardín Americano, logramos hacerlas germinar y desde entonces hemos ido plantando estos jóvenes arbolitos en colegios y parques.

En Uruguay lo llaman timbó y su nombre científico es Enterolobium contortisiliquum (Vell.) Morong. Perteneciente a la familia de las Mimosáceas, este árbol es originario de Sudamérica, concretamente de la región que comprende tanto el sur de Brasil como Uruguay, donde llega a superar los 20 metros de altura. Su copa es ancha y de forma semiesférica; su tronco, cilíndrico y de gran diámetro para sustentar las gruesas y extendidas ramas; su corteza, de color grisáceo, es lisa con abundantes protuberancias llamadas lenticelas, y como contiene saponina, dicha corteza es utilizada por los lugareños como sustituto del jabón.

Sus hojas son tardíamente caducas, alternas, compuestas, bipinnadas, de hasta 25 cm de largo; suelen disponer de 6 a 8 pinnas que contienen entre 10 y 20 pares de folíolos opuestos, lanceolados, agudos, de base asimétrica y de unos 0,5 a 2 cm de longitud. Son de un color verde oscuro por el haz y más claro por el envés.

Sus flores están reunidas en inflorescencias axilares formadas por capítulos semiesféricos de 10 a 20 flores tubulosas cada uno. Debido a su pequeño tamaño, al hecho de que sobresalen menos que las hojas y a su color blanco verdoso, estas flores son poco vistosas. Su floración, que en el hemisferio sur tiene lugar entre los meses de octubre y diciembre, en nuestra ciudad se adelanta al mes de mayo.

El fruto del timbó es una legumbre leñosa, circular, sinuosa, irregular y de color negro, cuyo aspecto recuerda a la oreja humana. Tiene un diámetro que oscila entre los 5 y los 9 centímetros y suele persistir en el árbol sujeto a un largo pedúnculo leñoso durante todo el invierno. En su interior contiene de 8 a 16 semillas ovaladas y de color marrón, que miden unos 8 milímetros de diámetro.

Hasta la fecha hemos plantado orejas de negro en los lugares siguientes:

El 26-04-03, en el Jardín Botánico “Los Gayumbos”, de Valverde del Camino, en recuerdo de Guillermo Raya.

El 11-02-04, en el Arboretum de El Carambolo, con los alumnos del colegio Fray Bartolomé de las Casas.

El 31-10-07, en el colegio Fray Bartolomé de las Casas, pero más tarde el arbolito se secó.

El 17-07-08, en el parque José Celestino Mutis de Sevilla. Lamentablemente, los vándalos lo arrancaron y hubo que plantar un nuevo timbó.

El 4-11-08, en el colegio Fray Bartolomé de las Casas.

El 4-10-09, en el Club de Campo de Sevilla (Arboretum Intercontinental).

El día 26 de abril de 2003 plantamos un ejemplar de oreja de negro en el Jardín Botánico “Los Gayumbos”, sito en el término municipal de Valverde del Camino, en homenaje a su constructor, Guillermo Raya.

El día 17 de julio de 2008, plantamos un ejemplar de oreja de negro en el parque José Celestino Mutis de Sevilla. Posteriormente, los vándalos lo arrancaron.

El día 4 de octubre de 2009 realizamos la IV plantación de árboles en el Arboretum Intercontinental de la Asociación Club de Campo de Sevilla. En el espacio dedicado al continente americano, plantamos un ejemplar de oreja de negro.

Pinche en la categoría Árboles de América para ver más árboles de América plantados por la Asociación.