Archive for enero 30th, 2010

enero 30, 2010

La tara

La primera vez que vimos una tara fue en el año 1986, en los jardines del palacio de la Duquesa de Medina Sidonia en Sanlúcar de Barrameda. Entonces solicitamos que se nos permitiera recolectar semillas de este árbol, lo cual amablemente se nos concedió. Tuvimos suerte, pues germinaron todas, y pasados dos años, el día 1 de mayo de 1988, plantamos un ejemplar en la barriada Nuestra Señora de la Oliva, en el jardín lateral del bloque 24. La tara, cuyo nombre científico es Caesalpinia spinosa (Molina) Kuntze, pertenece a la familia de las Leguminosas. Aunque este árbol es originario del Perú, se encuentra muy distribuido por los países de su entorno (Bolivia, Colombia, Chile y Ecuador; este último país fue quien donó los ejemplares para el Jardín Americano de la EXPO`92). Es de crecimiento rápido y en raras ocasiones alcanza los 10 m de altura. Su copa, formada por ramas ascendentes, es irregular y poco densa; su tronco, recto y cilíndrico, tiene una corteza grisácea de fondo negruzco y agrietado que dispone de espinas dispersas de hasta 4 mm de longitud. Su raíz es pivotante, profunda y fijadora del nitrógeno. Podríamos clasificarlo como árbol rústico, ya que resiste la sequía y las plagas.

Las hojas son perennes, alternas (dispuestas en espiral) y armadas con algunas espinas; son compuestas bipinnadas, miden entre 8 y 12 cm de largo y están formadas por 3 ó 4 pares de pinnas, cada una con 6 u 8 pares de folíolos opuestos, de forma oblongo-elíptica y de 2 a 3 cm de longitud, con los bordes enteros y una textura maleable.

Las flores están agrupadas en racimos de 8 a 20 cm de longitud. Su cáliz es irregular, pues dispone de un sépalo largo con numerosos apéndices en el borde; la corola es pentámera y los pétalos son libres, de color amarillento y de un tamaño que dobla a los 10 estambres que normalmente suele tener. En Sevilla, la tara florece casi todo el año.

El fruto es una vaina encorvada de color naranja rojizo y de unos 10 cm de longitud, que en su interior contiene de 6 a 10 semillas ovoides ligeramente aplanadas y de color pardo oscuro; su tegumento es duro e impermeable, por lo que necesita un tratamiento previo para acelerar su germinación.

Hasta enero de 2010 hemos plantado taras en los siguientes lugares:

El 6-05-1999, en el Arboreto de El Carambolo (Coca de la Piñera- Camas).

El 10-02-2001, en el Jardín Botánico los Gayumbos, en Valverde del Camino (Huelva).

El 16-10-2002, en el parque José Celestino Mutis (Sevilla).

El 28-05-2004, en el parque de Consolación (Utrera).

El 5-11-2004, en el colegio Zurbarán (Sevilla).

El 13-06-2006, en el IES Ramón Carande (Sevilla).

El 10-06-2007, en el Arboreto Intercontinental del Club de Campo de Sevilla.

El 29-01-2010, en el colegio Cristóbal Colón (Sevilla).

En el año 1988, plantamos esta tara en el jardín del bloque 24 de la bda. Ntra. Sra. de la Oliva.

El 06-05-99, los miembros de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva plantaron una tara en el Arboreto de El Carambolo.

El 29 de enero de 2010 celebramos el Día de la Paz plantando una tara en el colegio Cristóbal Colón, situado en el barrio sevillano del Tiro de Línea. En la foto, Antonio Ruano, profesor del colegio Cristóbal Colón, con sus alumnos.

Finalizada la plantación, los alumnos y los profesores del colegio Cristóbal Colón posan junto al arbolito.

Para conocer la historia de los árboles de América en los jardines de Sevilla, pinche aquí.

Pinche en la categoría Árboles de América para ver más árboles de América plantados por nuestra Asociación.

Anuncios