El castaño de Indias

Este ornamental árbol es fácil de identificar a pesar de que son pocos los ejemplares que existen en Sevilla: uno bastante viejo en el parque de María Luisa y otro en los jardines del Alcázar. El nombre científico del castaño de Indias es Aesculus hippocastanum L. y pertenece a la familia de las Hipocastanáceas. Es originario de la península Balcánica, concretamente de los montes limítrofes entre Grecia y Albania, donde crece entre los 500 y los 1.000 metros de altitud. Su crecimiento es rápido y, si dispone de espacio libre para desarrollarse, suele superar los 25 metros de altura. No es una especie muy longeva ya que apenas llega a los 200 años de vida. Su tronco poderoso y erecto es fácil de seguir hasta la densa y casi esférica copa formada por numerosas ramas algo péndulas. La corteza es de color pardo grisáceo cuando es joven, pero al envejecer se agrieta en anchas placas.

Sus hojas son caducas, opuestas, palmeadamente compuestas por siete (a veces cinco) folíolos desiguales y anchos, de forma lanceolada y con los bordes burdamente aserrados, que irradian desde el extremo de un largo y robusto pecíolo. Las invernales yemas están cubiertas de unos pelillos aterciopelados muy pegajosos; en los albores de la primavera, estas yemas se ensanchan y brotan. En otoño el follaje adquiere un bello color amarillento dorado y, como dato curioso, cabe señalar que sus hojas al caer al suelo se desintegran.

Sus flores, de color blanco nieve, están salpicadas de manchitas rojizas, y se reúnen en espigas cónicas y erectas al final de las ramas: el castaño de Indias en flor da la impresión de ser un altar verde repleto de candelabros. Individualmente cada flor es asimétrica, posee 5 sépalos verdes en forma de campana y 5 pétalos ondulados; el androceo consta de 7 estambres curvados hacia abajo que luego se enderezan, y el torcido pistilo es portador de un largo estilo.

El fruto es una cápsula esférica carnosa y espinosa, de unos 6 cm de diámetro, que al madurar al comienzo del otoño se abre por varias hendiduras para expulsar tres semillas de unos 3 cm y de color marrón rojizo brillante. Estas castañas, no comestibles por su amargor, pierden pronto su poder germinativo.

El día 12 de enero de 1991 plantamos un castaño de Indias frente al bloque 126 de la barriada Nuestra Señora de la Oliva (Sevilla).

El 28 de mayo de 2005 plantamos un castaño de Indias en los jardines del palacio de Orleans de Sanlúcar de Barrameda.

El castaño de Indias que plantamos en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva el día 12 de enero de 1991, casi veinte años después.

El 6 de octubre de 1995, los alumnos del colegio preescolar Ntra. Sra. de la Oliva (en la actualidad cerrado) observan el castaño de Indias mientras recorren el itinerario botánico de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

Las flores del castaño de Indias.

28-05-05. Momento de la plantación de un castaño de Indias en el palacio de Orleans de Sanlúcar de Barrameda.

Jorge M. Palma, presidente de la Asociación Ben Baso, explica a los miembros de la Plataforma las características del palacio de Orleans de Sanlúcar de Barrameda.

Pinche en la categoría Árboles de Europa para ver más árboles europeos plantados por nuestra asociación.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: