Los vándalos abren las bocas de riego

Como cada año, cuando por estas fechas llegan los calores, las pandillas de vándalos se dedican a abrir las bocas de riego de la barriada Nuestra Señora de la Oliva. Durante horas miles de litros de agua potable se desperdician por el alcantarillado, hasta que no vienen los operarios de EMASESA para cerrarlas. Por mucho que llamemos a la policía, por mucho que se lo digamos a los responsables políticos, el problema no se soluciona. Los vándalos imponen su ley porque no hay voluntad política para erradicar esta lacra que tan costosa nos resulta.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: