Archive for agosto, 2010

agosto 29, 2010

Las ranas del Parque de María Luisa

 
 
 

Plaza de América (Parque de María Luisa de Sevilla)

Nuestro amigo Lagartijo nos envía el siguiente artículo:

Desde que era un chaval, en los años 60, no había vuelto a ver ranas en el Parque de María Luisa, pero en 2001, al pasar por la fuente de la Plaza de América, las escuché. Eran unos veinte ejemplares adultos que croaban exhibiéndose a la gente sin el menor reparo. Me gustaba oírlas y todos los días ellas daban su concierto. Pero un día, cuando llegué, habían vaciado la fuente y las ranas ya no estaban. 

Pasaron meses hasta que volví a escucharlas, estaban en el Monte Gurugú y seguían siendo una veintena, pero empezaron las “obras de mejora” y las ranas volvieron a desaparecer. La primavera siguiente había ranas en la Fuente de los Leones y en el Estanque de los Patos; en este último vi renacuajos. Pero vaciaron el estanque y otra vez meses de silencio.

Al año siguiente las escuché en los Lotos, en los Patos y otra vez en la Plaza de América, y siempre que había renacuajos vaciaban las fuentes; sin embargo, las ranas seguían colonizando el Parque.

El verano pasado, en agosto vaciaron los Lotos y los renacuajos quedaron varados entre las verdinas secándose al sol: había unos 150 por m², y esto a mí me pareció una imagen dantesca… Llamé al SEPRONA, al Ayuntamiento, al 112, etc., y todos me mandaban a otro lado entre incredulidad y guasa. Al día siguiente cuando fui había limpiado aquellos restos con una pala excavadora.

Empezó a parecerme que todas estas actuaciones estaban planeadas y este año comprobé que había ranas en todos los estanques del parque, pero a principios de julio, empezando por los Lotos y terminando por la plaza de América, echaron en el agua un producto azulado que pensé que era un alguicida y que dejaba mustios los nenúfares. Desde entonces a las ranas ni se las escucha ni se las ve.

¡Qué gente tan inepta gestiona nuestro parque! Están cometiendo un delito contra el medio ambiente, pues los anfibios están protegidos por la Ley, y están desaprovechando el carné ecológico que da el hecho de que las ranas se reproduzcan en nuestro parque. Creo que ellos, como no son capaces de mantener los estanques de forma ecológica, ven a las ranas como un problema, y han decidido que lo mejor es exterminarlas antes de que se oficialice su existencia. Llevo años viendo cosas mal hechas en el Parque de María Luisa, pero lo que están haciendo con las ranas merece que alguien que lea mi relato y tenga el poder que yo no tengo, lo utilice para que este ranicidio no quede impune.

Lagartijo

Las ranas y los nenúfares afectados por los tratamientos químicos vertidos en el agua

 

 

Anuncios
agosto 14, 2010

El Parque del Tamarguillo

Desgraciadamente, el Parque del Tamarguillo ha sido noticia por los siete conatos de incendio que ha sufrido desde finales del mes de julio hasta mediados de agosto y que, gracias a la rápida colaboración de los vecinos que alertaron a los servicios de bomberos, fueron apagados con prontitud. El fatídico balance ha sido de unas cuatro hectáreas de arbolado quemadas.

El Parque del Tamarguillo, que es de titularidad municipal, está situado entre la barriada del Parque Alcosa y el aeropuerto de Sevilla, concretamente en la cabecera del arroyo Tamarguillo y los terrenos circundantes al cortijo de san Ildefonso. Gracias a la reivindicación de los vecinos, en el mes de noviembre de 2003 se firmó el convenio entre el Ayuntamiento de Sevilla y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir para la recuperación natural del arroyo Tamarguillo. Diseñado para que tenga un mínimo mantenimiento, el parque tiene algo más de 90 hectáreas de extensión, y además contiene un lago natural con una lámina de agua de unos 40.000 m² en cuyo centro hay un islote elevado en el que anidan las aves migratorias. También dispone de 169 huertos vecinales y escolares distribuidos en parcelas de 75 m² (10 x 7´5 m). 

Las principales entidades ciudadanas de la barriada del Parque Alcosa que defienden este parque son la Movida Pro Parque Tamarguillo y el Foro de Amigos del Parque Tamarguillo, que llevan años luchando primero por su construcción y ahora por la apertura del mismo, pero el insensible equipo de gobierno del Ayuntamiento de Sevilla, proclive a la mutilación de las zonas verdes (edificio de diseño de los Jardines del Prado, línea de metro a través del parque José Celestino Mutis), tiene proyectado que la autovía de seis carriles SE-35 pase por el medio del Parque del Tamarguillo y lo divida en dos.

La Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva apoya solidariamente la solicitud de apertura inmediata del Parque del Tamarguillo y ruega a los políticos con sentimientos que impidan que se destrocen más parques en Sevilla.

El 25 de marzo de 2009, la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla, junto con las entidades del Parque Alcosa, nos concentramos en la Plaza Nueva con el lema “No a la destrucción de espacios verdes ni del paisaje urbano”.

El siguiente blog trata sobre el Parque del Tamarguillo:

http://elforodelparque.blogspot.com/

Guía del parque tamarguillo

agosto 12, 2010

Los Jardines de Felipe II

 

La mayoría de los sevillanos no conocen este recoleto y pequeño jardín que fue inaugurado por la alcaldesa Soledad Becerril el día 7 de septiembre de 1998. Está situado en el Distrito Sur, en la zona del Tiro de Línea, entre las barriadas de Felipe II y de Los Quinteros. 

Es digno de resaltar el trabajo del arquitecto Jaime López de Asiaín, quien con un presupuesto de tan sólo 41 millones de pesetas, logró diseñar y construir un acogedor jardín de 6.452 m² de superficie, y dotarlo además de un buen cerramiento de ladrillos y mallas resistentes por los que trepan madreselvas, hiedras y buganvillas, que cumplen la doble función de aislarlo del entorno y de protegerlo del vandalismo. Las tres entradas están comunicadas por paseos cubiertos por pérgolas por donde escalan exóticas bignonias rosas.

La Alcaldesa Soledad Becerril inauguró los Jardines de Felipe II el 7-9-98.

Los Jardines de Felipe II el día de su inauguración.

El patrimonio forestal de los Jardines de Felipe II incluye 217 árboles de 20 especies diferentes, que han sido elegidas para combinar las diversas floraciones y los efectos del sol y de la sombra en las distintas estaciones del año. Lamentablemente, a mediados de esta década, se refugiaron en estos jardines varias personas sin techo y pandillas de jóvenes que ocasionaron tal situación de inseguridad que los vecinos, que ya no podían acceder al recinto, llegaron a solicitar la eliminación de los jardines. Esto contrasta con la sensibilidad medioambiental de muchos otros países en los que se protege a los ciudadanos que cumplen con las leyes y se conservan las zonas verdes. No nos cansaremos de recordar que los árboles tienen infinidad de efectos beneficiosos para las personas que habitamos en las grades urbes, ya que contribuyen a suavizar el impacto visual de las modernas construcciones, mitigan el calor, provocan un aumento de la cantidad de oxígeno en el aire que respiramos y retienen los elementos contaminantes expulsados por el tráfico rodado.

La asociación Amigos de los Jardines de la Oliva ha realizado diversas actividades en los Jardines de Felipe II: por un lado, el recorrido botánico con los alumnos del cercano colegio Cristóbal Colón en repetidas ocasiones; por otro, la celebración del II Día del Parque en el Distrito Sur el 3 de octubre de 2004, que incluía una conferencia del presidente de la asociación sobre el contenido botánico de los Jardines de Felipe II, la plantación de un árbol (Chorisia speciosa St. Hill.), el reparto entre los asistentes de la Ordenanza de Arbolado, Parques y Jardines Públicos y la distribución de semillas de las especies del Jardín Americano de la EXPO`92 y de macetas con plantones de Cassia corymbosa Lam.; Leucaena glauca (L.) Benth. y Melia azedarach L.

agosto 1, 2010

El parasol de China

Este exótico árbol está poco representado en los parques de Sevilla, ya que tan sólo hay un ejemplar en los Jardines del Cristina; sin embargo, sí lo podemos contemplar en el viario de la ciudad, concretamente en las calles Pedro Salinas y Montevideo de la zona de El Porvenir; en la calle Recaredo, a la  altura de la iglesia de san Roque; en una de las aceras de la calle Santa Joaquina de Vedruna; en la avenida Ramón y Cajal, cerca del antiguo Matadero Municipal, y, sobre todo, en la barriada Nuestra Señora de la Oliva, donde hay 9 ejemplares de 40 años de existencia.

Parasol de China junto a la parroquia de San Roque (Sevilla).

El parasol de China, cuyo nombre científico es Firmiana simples (L.) W. Wight (el nombre genérico está dedicado a Graf de Firmian, gobernador de Lombardía en el siglo XVIII) es un árbol vigoroso perteneciente a la familia de las Esterculiáceas y originario del sudeste de Asia, concretamente de la franja costera que va desde el norte de Vietnam hasta el sur de Japón. Su crecimiento es medianamente lento, y llega a sobrepasar los 15 metros de altura; su longevidad, media, pues suele superar los cien años de vida. La copa del parasol, aunque ovoide, es bastante regular, formada por ramas rectas muy decorativas que tienen tendencia a crecer hacia arriba. Su tronco es recto y de fuste alto; su corteza, lisa y suave al tacto, es de color verdoso y está moteada de manchas oscuras, pero al envejecer se torna grisácea.

Sus hojas son caducas, alternas, simples, largamente pecioladas, palmeadas o palmatilobadas, con de 3 a 5 lóbulos agudos. Su limbo, de color verde botella, es de gran tamaño -hasta 35 cm de longitud-; el envés es de color verde claro y tomentoso al tacto. La falta de agua en verano la acusa la flacidez de sus hojas.

Sus flores, de un color verdoso amarillento, aparecen en racimos terminales generalmente axilares. Son pequeñas y apétalas (con un cáliz acampanado formado por cinco lóbulos curvados), actinomorfas (con simetría radiada en torno a un eje), melíferas y unisexuales. Las flores masculinas presentan los estambres unidos en una columna central que contiene de 10 a 15 anteras sésiles. En Sevilla, la floración del parasol de China tiene lugar a principios del mes de junio.

Sus frutos son unos curiosos folículos persistentes de 5 a 12 cm de largo, dehiscentes, que se abren en cuatro valvas con aspecto de hojas de color amarillo pajizo. En los márgenes de cada valva están las semillas, que son esféricas, rugosas, de unos 6 mm de diámetro y de color marrón claro.

Hasta el mes de julio de 2010 hemos plantado parasoles de China en los lugares siguientes:

El 21-05-05, en el barrio del Retiro Obrero.

El 27-09-07, en el parque de El Alamillo, con motivo de la celebración del día de la Naturaleza.

Floración del parasol de China.

Parasol de China en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, frente al bloque 77.

Frutos del parasol de China.

Pinche en la categoría Árboles de Asia para ver más árboles asiáticos plantados por nuestra asociación.