El parasol de China

Este exótico árbol está poco representado en los parques de Sevilla, ya que tan sólo hay un ejemplar en los Jardines del Cristina; sin embargo, sí lo podemos contemplar en el viario de la ciudad, concretamente en las calles Pedro Salinas y Montevideo de la zona de El Porvenir; en la calle Recaredo, a la  altura de la iglesia de san Roque; en una de las aceras de la calle Santa Joaquina de Vedruna; en la avenida Ramón y Cajal, cerca del antiguo Matadero Municipal, y, sobre todo, en la barriada Nuestra Señora de la Oliva, donde hay 9 ejemplares de 40 años de existencia.

Parasol de China junto a la parroquia de San Roque (Sevilla).

El parasol de China, cuyo nombre científico es Firmiana simples (L.) W. Wight (el nombre genérico está dedicado a Graf de Firmian, gobernador de Lombardía en el siglo XVIII) es un árbol vigoroso perteneciente a la familia de las Esterculiáceas y originario del sudeste de Asia, concretamente de la franja costera que va desde el norte de Vietnam hasta el sur de Japón. Su crecimiento es medianamente lento, y llega a sobrepasar los 15 metros de altura; su longevidad, media, pues suele superar los cien años de vida. La copa del parasol, aunque ovoide, es bastante regular, formada por ramas rectas muy decorativas que tienen tendencia a crecer hacia arriba. Su tronco es recto y de fuste alto; su corteza, lisa y suave al tacto, es de color verdoso y está moteada de manchas oscuras, pero al envejecer se torna grisácea.

Sus hojas son caducas, alternas, simples, largamente pecioladas, palmeadas o palmatilobadas, con de 3 a 5 lóbulos agudos. Su limbo, de color verde botella, es de gran tamaño -hasta 35 cm de longitud-; el envés es de color verde claro y tomentoso al tacto. La falta de agua en verano la acusa la flacidez de sus hojas.

Sus flores, de un color verdoso amarillento, aparecen en racimos terminales generalmente axilares. Son pequeñas y apétalas (con un cáliz acampanado formado por cinco lóbulos curvados), actinomorfas (con simetría radiada en torno a un eje), melíferas y unisexuales. Las flores masculinas presentan los estambres unidos en una columna central que contiene de 10 a 15 anteras sésiles. En Sevilla, la floración del parasol de China tiene lugar a principios del mes de junio.

Sus frutos son unos curiosos folículos persistentes de 5 a 12 cm de largo, dehiscentes, que se abren en cuatro valvas con aspecto de hojas de color amarillo pajizo. En los márgenes de cada valva están las semillas, que son esféricas, rugosas, de unos 6 mm de diámetro y de color marrón claro.

Hasta el mes de julio de 2010 hemos plantado parasoles de China en los lugares siguientes:

El 21-05-05, en el barrio del Retiro Obrero.

El 27-09-07, en el parque de El Alamillo, con motivo de la celebración del día de la Naturaleza.

Floración del parasol de China.

Parasol de China en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, frente al bloque 77.

Frutos del parasol de China.

Pinche en la categoría Árboles de Asia para ver más árboles asiáticos plantados por nuestra asociación.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: