Vandalismo en la Plaza de América

Relacionar los destrozos que los vándalos realizan cada día en la ciudad de Sevilla sería una tarea casi imposible de llevar a cabo: no hay colegio que se libre de pintadas soeces o grafitis horrorosos; el mobiliario urbano padece cada día el desahogo de estos energúmenos y papeleras, contenedores, farolas y bancos son arrancados, quemados o pintados por estos hijos del “progreso” que ni siquiera respetan los monumentos más emblemáticos de nuestra ciudad, que son mutilados o arrancados de cuajo.

¿Y qué decir de los parques, glorietas y plantas? Tan pocos principios y valores ha recibido esta juventud criada con las ubres de la Logse y de la telebasura que goza demoliendo salvajemente las fuentes de nuestros jardines y parques o arrancando sin sentimientos árboles recién plantados. El colmo ha sido la destrucción del surtidor de agua de la fuente de la Plaza de América, que permanecía intacta desde su inauguración en el año 1929.

Pero, ¿por qué permite el Ayuntamiento esta degeneración social? ¿Por qué no realiza campañas de concienciación para la conservación de nuestro patrimonio monumental y natural? Sabemos de la animadversión que le tienen a Sevilla muchos políticos foráneos que, afincados en nuestra ciudad, la administran mal. ¡Ay! Si el esfuerzo perfeccionista que llevan a cabo los sevillanos en las Hermandades y Cofradías lo realizaran en el Ayuntamiento… ¡Qué maravillosa capital de Andalucía tendríamos!

La estampa rota

Pinche aquí para leer el artículo que Paco Robles ha escrito sobre este asunto.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: