El V Día del Mayor

El Director del Distrito Sur, con Concepción y Luis en la puerta de nuestro local.

Nuestra asociación ha celebrado por quinto año consecutivo el Día del Mayor, y en esta ocasión los socios que cumplen la condición de haber cumplido los 80 años son doña Concepción López Ruiz y don Luis Vergara Antúnez.

El presidente de la entidad dio la bienvenida a todos los presentes, agradeció al director del Distrito Sur su asistencia y le invitó a que presidiese el acto. Jacinto Martínez relató algunas vivencias biográficas de los homenajeados y leyó la siguiente reflexión:

LOS DESEOS DE UNA PERSONA MAYOR

 

 

Deseo que me hagas sentir que soy amado, que soy útil todavía, que no estoy solo.

Deseo permanecer en mi casa o en la tuya, aunque esto te ocasione pequeñas incomodidades. Recuerda que cuando tú eras pequeño, yo sufrí incomodidades semejantes por ti

Deseo que cuando comamos en la misma mesa, me des conversación, a pesar de que yo apenas hable.

Deseo que me visites a menudo en la residencia, en caso de que, en último extremo, te veas o me vea obligado a internarme en ella.

Deseo que no te interesen mucho, poco o nada, el dinero y las propiedades que pueda dejarte después de mi muerte.

Deseo que me ames por lo que soy, no por lo que tenga.

Deseo que llenes de cariño y comprensión esta última etapa de mi vida, aunque tal vez yo no hubiera sido antes cariñoso y comprensivo contigo. Espero que sabrás devolver bien por mal.

Deseo que no te burles de mi paso vacilante ni de mis manos temblorosas.

Deseo que comprendas mi incapacidad de oír como antes, y que por tanto me hables despacio y claro, pero sin gritar, si no es necesario.

Deseo que tengas en cuenta que mis ojos se están nublado, y que no me eches nada en cara ni te rías de mi cuando tropiezo o derramo la taza de café sobre la mesa.

Deseo que me ofrezcas asiento en el autobús, y la preferencia en la acera, así como que respetes mi paso lento al cruzar la calle.

Deseo que tengas tiempo para escucharme sin prisas, aunque lo que yo te diga te importe poco o nada.

Deseo que no me digas “¡Ya me has contado tres veces lo mismo!”, y me escuches como si fuera la primera vez que te lo cuento.

Deseo que me recuerdes los aciertos y éxitos de mi vida pasada y que no me hables ni de mis errores ni de mis fracasos.

Deseo poder sentir y escuchar, sin agobiarme, palabras suaves de ánimo cuando me sienta solo o deprimido.

Me sería grato que se tuviera en cuenta lo que se dice en estas líneas; algún día se generalizará, dando paso a una realidad.

El director del Distrito saludando a Concha.

El coro rociero de Paqui alegró la reunión.

Los socios asistentes al acto.

Acto seguido, Juan Antonio Quirós, director del Distrito Sur, les hizo entrega tanto a Concha como a Luis de una placa conmemorativa y unos regalos personales. Posteriormente, el Coro de Paqui nos deleitó con sevillanas y otras canciones andaluzas. Por último, todos degustamos los exquisitos platos elaborados por las socias en armonía y con sana alegría.

Anuncios