El tecoma amarillo

El tecoma amarillo de la barriada de la Oliva.

El tecoma amarillo es un arbusto o arbolito que está poco extendido por Sevilla; que sepamos, hay un ejemplar en el Jardín Americano de la Isla de la Cartuja y otro que plantamos con los alumnos del colegio Manuel Canela el día 4 de noviembre de 2009 en la barriada Nuestra Señora de la Oliva, concretamente frente al bloque 16. Los primeros plantones de tecoma amarillo llegaron a nuestra ciudad a través del Programa Raíces de la EXPO`92, donados por Colombia, donde se conoce popularmente como chirlobirlo, y por Ecuador, donde es conocido como cholán. Su nombre científico es Tecoma Stans (L.) Juss. ex Kunth. y pertenece a la familia de las Bignoniáceas. Es originario de México, pero se ha extendido y naturalizado tanto por el sudeste de los Estados Unidos como por Centroamérica y por las vertientes andinas de Sudamérica hasta el norte de Argentina. Su crecimiento suele ser rápido, y si el ejemplar está aislado o bien situado puede alcanzar hasta 8 metros de altura. Su copa, formada por numerosas ramas largas y delgadas, es casi redonda. Su tronco, bastante recto, suele ramificar desde la mitad del mismo, y su corteza, que es de color blanquecino grisáceo, presenta grietas longitudinales. El tecoma amarillo muestra una gran tolerancia ecológica para sobrevivir, es decir, que se adapta tanto a las condiciones climáticas variables como a los terrenos áridos.

Sus hojas suelen ser caducas o semicaducas, dependiendo del paralelo terrestre o de la altura en que se encuentre; en Sevilla, si el invierno ha sido frío, suele desfoliar durante dos o tres semanas. Además, sus hojas son opuestas y compuestas imparipinnadas, lo que quiere decir que al final de su raquis acanalado disponen de un solo un folíolo. Cada hoja mide entre 15 y 25 cm de largo, tiene un largo pecíolo de algo más de un decímetro y está formada por de 5 a 13 folíolos de forma lanceolada y con los bordes serrados.

Las flores del tecoma amarillo, de unos 5 cm de largo y de un color amarillo vivo, tienen un pequeño cáliz semejante a una cúpula de entre 4 y 7 mm de largo y una corola de forma tubular acampanada con cinco lóbulos semiesféricos y siete líneas rojizas en la garganta; disponen además de 4 estambres inclusos (es decir, que los estambres son más cortos que el perianto) y de un ovario de tipo bilocular (con dos cavidades). La floración tiene lugar durante los meses de verano, en los que las flores dispuestas en racimos terminales se van abriendo paulatinamente.

Su fruto es unas silicua (o sea, una vaina dehiscente) cilíndrica y alargada, que mide entre 7 y 20 cm de largo por 0,5 cm de ancho, y que se abre antes de caer para esparcir las semillas; dichas semillas, de forma aplanada, color blanquecino y con alas translúcidas, miden de 14 a 18 mm de largo por 5 mm de ancho.

Pinche en la categoría Árboles de América para ver más árboles americanos plantados por la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: