La bauhinia blanca

La bauhinia blanca es un árbol exótico en Sevilla; que sepamos, sólo lo podemos contemplar en el Jardín Americano de la EXPO`92, junto al cerramiento que hay al lado del jardín de las cactáceas, donde plantamos un ejemplar con los alumnos del colegio Fray Bartolomé de las Casas el día 10 de noviembre de 2010. Su nombre científico es Bauhinia forticata Link., y pertenece a la familia de las Fabáceas. Es originario de América del Sur, de las regiones meridionales de Brasil que lindan con Argentina, concretamente de las riberas del río Uruguay, donde forma bosques de galería. Su crecimiento se puede considerar como medio y rara vez sobrepasa los 7 metros de altura. Su copa, de forma irregular, aunque un tanto redondeada, está formada por ramas normalmente arqueadas; hay que ser prudentes a la hora de configurar su copa, ya que es un árbol muy sensible a las podas. Su tronco suele ser recto y la corteza es de color gris oscuro con estrías profundas. Su madera, que es conocida como ”falsa caoba” por su semejanza con la misma, es muy apreciada. Como procede de una zona subtropical, a la bauhinia blanca le afectan mucho las heladas.

Sus hojas, casi perennes (este árbol sólo está sin hojas pocas semanas), son alternas y simples, y se caracterizan por estar divididas en dos lóbulos que le dan la forma de una pezuña de vaca con los bordes enteros. Cada hoja dispone de un largo pecíolo en cuya base posee dos estípulas espinosas.

Sus flores son efímeras, pues abren por la mañana y al atardecer del mismo día se marchitan. Suelen brotar en los extremos de las ramas viejas, bien solitarias, bien en grupos de 2 ó 3; los botones florales están recubiertos de un fino indumento de color tabaco. El cáliz es de color verdoso y de forma acampanada; la corola está compuesta por cinco pétalos sin soldar de color blanco y de forma lanceolada, que miden unos 9 cm de largo. Cada flor posee 10 estambres desiguales organizados en dos grupos de 5 anteras notorias; además, tiene un estigma bilobulado y un largo estilo. La bauhinia blanca se caracteriza porque suele florecer muy joven, a veces cuando apenas supera el metro de altura. En Sevilla su floración tiene lugar durante el mes de agosto.

El fruto es una legumbre o vaina coriácea de unos 15 cm de longitud, de forma recta y aplanada, que toma el color castaño oscuro al madurar y al secarse se retuerce con energía para esparcir a distancia las semillas. Estas son ovoides, planas, de color negruzco y de aproximadamente un centímetro de diámetro.

El día 10 de noviembre de 2010, plantamos con los alumnos del colegio Fray Bartolomé de las Casas una bauhinia blanca en el Jardín Americano.

Flor de la bauhinia blanca.

Frutos de la bauhinia blanca.

Semilla de la bauhinia blanca.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: