EL DECRECIMIENTO

El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular de la producción económica. La conservación del medio ambiente no es posible sin reducir la producción económica, responsable de la reducción de los recursos naturales y la destrucción del medio, que actualmente estaría por encima de la capacidad de regeneración natural del planeta. Se cuestiona el modelo de vida moderno para producir bienestar. Se opone al desarrollo sostenible. El reto es vivir mejor con menos.

Son partidarios de una disminución o reducción del consumo y la producción controlada y racional, respetando el clima, los ecosistemas y los propios seres humanos. Se aplicaría principios más adecuados a una situación de recursos limitados: escala reducida, relocalización, eficiencia, cooperación autoproducción-intercambio, durabilidad y sobriedad. En resumen, simplicidad voluntaria, una sociedad de decrecimiento se basa en un cambio imaginario, un cambio de valores y de mentalidad que debe llevarnos a otros objetivos, una valoración de los aspectos no cuantitativos, no mercantilistas de la vida humana. Descubrir otras formas de riqueza que no sea la económica o mercantil, y participar en la riqueza de las relaciones, con relaciones más fuertes en el seno de la familia, con los amigos, con los otros, es vivir mejor en sociedad. Y eso es mucho más importante que consumir aparatejos.

El decrecimiento no es un concepto nada negativo, sino todo lo contrario:

“Cuando un río se desborda, todos deseamos que decrezca para que las aguas vuelvan a su cauce”          

MBM                                                                                                                                                                                                    

 
 
 

Nuestra esperanza está en vivir mejor con menos...o sea, compartir.

 

 

Anuncios