Las migas de enero de 2011

Uno de los objetivos de nuestra Asociación es fomentar la convivencia entre los socios, y una vez más se ha logrado ese fin con la degustación de las migas de enero elaboradas por nuestra socia extremeña Pepi Villalba, quien ha conseguido tal exquisitez, que hasta los de poco comer han repetido.

Como nuestro local es pequeño, tan sólo 35 comensales han podido disfrutar de las migas, pero a los socios que no pudieron asistir les hemos llevado tarrinas con migas. Tras los postres, preparamos el café con leche y comsumimos unos pastelitos de coco que había elaborado nuestra socia Nati, y además una tarta para celebrar el cumpleaños de Silvia.

Cortando el pan para las migas

Pepi Villalba preparando el sofrito de pimientos morrones

El hijo de Pepi Villalva nos ruega que pongamos este mensaje:

MAMÁ, QUIERO DECIRTE  QUE JAMÁS PODRÉ COMPENSAR TODO EL AMOR QUE ME HAS DADO DESDE QUE NACÍ. SIN DUDA DIOS SABRÁ RECOMPENSAR TODAS LAS COSAS BUENAS QUE HAS HECHO EN TU VIDA. SI ES CIERTO QUE ESTAMOS HECHOS A IMAGEN Y SEMEJANZA DE DIOS, EL AMOR QUE NOS UNE NOS UNIRÁ TODA LA ETERNIDAD.
SIEMPRE ESTÁS EN MI CORAZÓN Y MI CORAZÓN SE ALEGRA DE TENERTE.                                                                              MAMÁ, POR EL BRILLO DE TUS OJOS PODEMOS CONOCER LA NATURALEZA DE TU NOBLE CORAZÓN. 
TU HIJO JOSÉ MANUEL

Las espumaderas a pleno rendimiento.

 

Ingredientes para 35 personas

8 kg de pan de pueblo con dos días de reposo,

2 litros de aceite de oliva extra,

2 kg de pimientos gordos (rojos y verdes),

3/4 kg de panceta picada,

3 paquetes de ajos morados.

½ kg de chorizo

Elaboración:

El pan debe estar casi duro para poder cortar las migas en rebanadas finas, que se van echando en un barreño para que se pueda espurrear con la salmuera (un litro de agua y medio vaso de sal) preparada con anterioridad, con el fin de que el pan cortado quede impregnado por igual, y hay que dejarlo reposar mientras se preparan los demás ingredientes.

A los dientes de ajo hay que hacerles un corte en la cáscara para que no salten en el aceite, los pimientos morrones se cortan en tiras (en juliana), la panceta se trocea en dados pequeñitos y el chorizo en tacos de unos dos centímetros.

Se vierte el aceite de oliva en la perola y, cuando esté caliente, lo primero que se le echa son los ajos, que se dejan freír hasta que tomen el color dorado; se sacan y luego, en el mismo aceite, se echan los pimientos morrones, que una vez fritos se retiran; por último, se meten en la perola los dados de panceta y los trozos de chorizo para que se frían durante unos dos minutos y también se sacan del aceite.

Como el aceite ha tomado los sabores de los ingredientes que se han frito en él, ha llegado el momento de verter el pan cortado y dejarlo freír hasta que tome costra; acto seguido, se mueve y se pica con la espumadera hasta que estén elaboradas las migas. A continuación se echan los ingredientes que se han frito con anterioridad y se mezclan bien con las migas. Por último, todo se deja a fuego lento durante unos cinco minutos para que las migas tomen el color apetecido, moviéndolas y desplazándolas del fondo para que no se tuesten, y ya se pueden apartar para degustarlas con deleite.

 

 

Anuncios