Las varitas de San José

A estos exóticos gladiolos los llamamos en Sevilla varitas de san José, y en otros lugares de España los conocen con el nombre de junquillos de olor. Su nombre científico es Gladiolus tristis L. y pertenecen a la familia de las Iridáceas. Son originarios de la provincia de El Cabo, en Sudáfrica.

Aunque su aspecto externo sea parecido, los gladiolos no son bulbos, sino cormos, es decir, tallos engrosados por la base, mientras que los bulbos están formados por capas carnosas o por escamas. Los cormos de las varitas de San José miden unos dos centímetros de diámetro y son algo achatados. En Sevilla los plantamos a mediados del mes de septiembre, a una profundidad de unos 5 cm, en macetas con tierra suelta y con un buen drenaje para evitar su encharcamiento.

Sus hojas son basales, alternas, simples, paralelinervias y alargadas, miden hasta 120 cm de altura y unos 0,5 cm de ancho, y han evolucionado para que la pérdida de agua sea la mínima, posiblemente porque en su lugar de procedencia sean escasas las lluvias. A simple vista sus hojas son parecidas a las del junco. Es conveniente colocar un tutor fino para que el viento no las tuerza.

Sus flores, en número de dos a ocho, están dispuestas a lo largo de una espiga erecta de forma alterna y orientadas casi en la misma dirección. El perigonio está compuesto por 6 tépalos de color blanco cremoso que están unidos en su base formando un tubo curvo. Para que las varitas de San José florezcan, necesitan luz solar; en Sevilla, su floración tiene lugar en la primera quincena del mes de febrero. Desprenden un delicado y suave perfume que se acentúa al atardecer.

Su cultivo en maceta

Los cormos de las varitas de San José

Los primeros en florecer (31-01-11)

Y al fondo...la barriada Ntra. Sra. de la Oliva

 

Las varitas de San José en todo su esplendor

Anuncios