Excursión a la Peña de Arias Montano

Quisimos contemplar el maravilloso paisaje de las estribaciones de la sierra de Aracena, beber el agua cristalina que brota de la peña y, sobre todo, percibir esa fuerza telúrica, esa paz y ese equilibrio que sintió el gran humanista Benito Arias Montano cuando interpretaba y traducía fidedignamente las Sagradas Escrituras para posteriormente exponerlas en el Concilio de Trento.

La villa de Alájar vista desde la Peña

Un descanso para disfrutar del paisaje.

Una pintoresca espadaña y dos garitas situadas al borde de la explanada.

Nuestra Señora de los Ángeles, patrona de la villa de Alájar, es una pequeña imagen de apenas 38 cm de altura que fue esculpida por Antonio Illanes, ya que la primitiva fue destruida en el año 1936.

En el interior de la ermita contemplamos el cuadro que representa la visita que realizó el rey Felipe II a la Peña.

La senda que nos lleva a El Calabacino.

Con sorpresa descubrimos un par de ranas verdes (Rana perezi) en la charca que forma el desagüe del manantial de la Peña.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: