El azufaifo

Plantación de un azufaifo en la Bda. Ntra. Sra. de la Oliva el 10 de junio de 1995 con motivo de la celebración del Día del Barrio.

El azufaifo es un arbusto de porte arbóreo que está muy poco representado en Sevilla; que sepamos, hay un par de ejemplares en los Reales Alcázares (en la zona del jardín del Pabellón de Carlos V) y existe otro azufaifo en el jardín lateral del bloque 34 de la barriada Nuestra Señora de la Oliva, que plantamos el día 10 de junio de 1995 con motivo del Día del Barrio y que fue donado por nuestro vecino Rafael Salas; también hay otro ejemplar en la ronda del Tamarguillo, a la altura de los bloques de Híspalis.

El nombre científico del azufaifo es Ziziphus jujuba Mill. y pertenece a la familia de las Ramnáceas. Es originario del sureste de China, aunque se haya naturalizado muy bien a los países de la cuenca mediterránea. Incluso con una poda de formación, es muy raro que algún ejemplar supere los 10 metros de altura. Su copa es más bien semiesférica, con tendencia a extenderse, y se caracteriza por estar formada por numerosas ramitas flexibles, zigzagueantes y algo péndulas que, por lo general, presentan varias estípulas (hojitas pequeñas que crecen en la unión del pecíolo con la rama y que se han transformado en espinas de tamaño desigual). Su tronco suele crecer derecho, aunque a veces se retuerza algo. La corteza es de color pardo negruzco; en sus primeros años es bastante lisa, posteriormente se arruga y agrieta profundamente. El azufaifo es una especie xerófila a la que le gusta desarrollarse en zonas áridas y sus raíces suelen buscar las capas freáticas hasta grandes profundidades.

Sus hojas son caducas, simples, opuestas, ovales, lampiñas, con los bordes levemente dentados; en la base de las ramitas las hojas miden de 3 a 6 cm de longitud y van reduciendo su tamaño poco a poco hasta la punta de las mismas. Cada hoja posee tres nervios longitudinales muy pronunciados que parten de la base, y su pecíolo tan sólo mide de 2 a 4 mm de largo.

Sus flores son como estrellitas de unos 6 mm de diámetro y de color amarillento verdoso, que brotan en grupos de dos a tres de las axilas de las hojas a lo largo de las ramitas. La corola está compuesta por cinco pétalos pequeños de forma cóncava que están superpuestos a los cinco sépalos extendidos. Cada flor posee cinco estambres. En Sevilla, su floración tiene lugar desde principios de mayo hasta el mes de junio.

Sus frutos se llaman azufaifas y son unas drupas parecidas a las aceitunas, de unos 2,5 cm de longitud. Suelen madurar a finales del mes de septiembre, que es cuando toman el color del cuero viejo. Las azufaifas son comestibles y tienen un sabor entre dulzón y ácido; su pulpa es blanquecina y pegajosa y en su interior sólo tienen un hueso duro.

Hasta junio de 2011 hemos plantado ejemplares de azufaifo en los lugares siguientes:

 El 10 de junio de 1995, en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

El 13 de octubre de 1999, en el Arboreto de El Carambolo.

El 21 de marzo de 2007, en el Parque de El Alamillo.

Porte actual del azufaifo que se plantó el día 10 de junio de 1995

Las flores del azufaifo.

Los frutos aún verdes (azufaifas).

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: