El Jardín de Santa Ana (Constantina)

Hay alcaldes que ordenan a las máquinas excavadoras arrasar los árboles y bancos de los jardines para verter cemento, nuevo ídolo del progresismo tosco.  La Constantina sensible se ha soliviantado contra su nueva corporación municipal por la bárbara decisión de “remodelar” el recoleto e íntimo jardincito de Santa Ana, que es de estilo nazarí y que data del año 1916. La demolición se perpetró el 1 de agosto, en la soledad del estío.

Nosotros hemos acudido a la convocatoria de la Plataforma Ciudadana “Amigos del Jardín de Santa Ana” para manifestarles nuestro apoyo e informarles de nuestra experiencia en casos similares. Frente al jardín “en obras” realizamos una plantación simbólica de dos especies exóticas procedentes de nuestro vivero: un palo Campeche y un brachichito de Bidwill.

1 de octubre de 2011, Jardín de Santa Ana. Cuando el cemento vence a lo verde.

Plantación simbólica. La Plataforma nos entregó un madroño que plantaremos en un colegio de Sevilla.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: