El palo borracho

Floración otoñal del palo borracho

A pesar de proceder del hemisferio sur, los palos borrachos de flor rosada se han naturalizado muy bien al clima de Sevilla; los más antiguos se encuentran en los jardines de los Reales Alcázares, donde fueron plantados allá por el año 1929 con motivo de la Exposición Iberoamericana; en los últimos veinte años, aunque de forma lenta, se van introduciendo en las zonas verdes de nuestra ciudad, y actualmente los podemos contemplar en la Isla de la Cartuja, en el parque José Celestino Mutis, en la zona ajardinada de la Intercomunidad Parque Porvenir y en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva. El nombre científico de este precioso árbol es Chorisia speciosa A. St. Hill  (aunque actualmente la Chorisia ha sido integrada en el género Ceiba).  El palo borracho pertenece a la familia de las Bombacáceas y es originario de la Cuenca del Plata, que comprende parte del Brasil meridional, el nordeste de Argentina, Paraguay y los bosques cálidos y secos del río Pilcomayo en Bolivia, donde se le conoce como toborochi. Su crecimiento puede considerarse como rápido y, si en su hábitat natural dispone de agua, puede superar los 20 m de altura. Su copa es amplia, globosa, con claros en el follaje, y está formada por recias ramas que tienen tendencia a la horizontalidad. El tronco, anclado al suelo por gruesas raíces superficiales, es alto, recto y robusto, con la peculiaridad de que en su tercio inferior se engruesa o ensancha con el objetivo de almacenar agua para resistir así los meses de sequía; su corteza está recubierta de aguijones o púas duras de hasta 3 cm que, como lapas cónicas, se distribuyen por su superficie para protegerla de los depredadores; sin embargo, es lisa y de color verde claro cuando el árbol es joven, debido a su elevado contenido en clorofila, lo que le permite seguir realizando la fotosíntesis cuando se le caen las hojas en la estación seca; con el paso de los años, la corteza se endurece y se torna grisácea, dejando entrever alargadas grietas verdosas.

Sus hojas caducas, que caen lenta y progresivamente desde la cima, son alternas, compuestas digitadas, y están formadas por de 5 a 7 folíolos lanceolados de desigual tamaño y que miden  entre 7 y 16 cm de longitud; estos folíolos tienen los bordes algo aserrados, el ápice acuminado y además algo torcido; el pecíolo es largo, mide unos 15 cm y se ensancha en su extremo.

Sus flores son muy espectaculares y vistosas, y pueden aparecer antes de las hojas o después de su caída; casi siempre brotan solitarias, y a veces dísticas (dos flores utilizan el mismo pedúnculo floral). El cáliz es acampanado, de color verdoso y gamosépalo (con los sépalos soldados); la corola está formada por cinco pétalos con los bordes algo ondulados, de color rosado en la parte externa, que van tomando un tono blancuzco hacia el interior y terminan en suaves tonalidades amarillentas salpicadas de rayitas rojas. Es de destacar la columna estaminal, de unos 5 cm de largo, donde están sujetos los estambres y de donde sobresale un pistilo fino y de color blanco cuyo estigma es rojizo. En Sevilla la floración del palo borracho tiene lugar desde finales del mes de agosto hasta el mes de noviembre.

Sus frutos suelen ser escasos por lo dificultosa que resulta su polinización. Son unas cápsulas leñosas de color verdoso y de forma ovoide, a veces de pera, que miden unos 15 cm de largo y que, como son dehiscentes, al madurar se abren para esparcir una gran cantidad de paina (fibra fina y sedosa pero muy resistente, parecida al algodón) mezclada con las semillas, que son redondas, de color negro y de unos 5 mm de diámetro.

Hasta noviembre de 2011, hemos plantado ejemplares de palo borracho en los lugares siguientes:

– el 8 de diciembre de 1990, en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, frente al bloque 122;

-el 22 de enero de 2000, en el parque de Albaida del Aljarafe;

-el 4 de noviembre de 2001, en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, en la entrada del vivero;

-el 26 de febrero de 2003, en el colegio Fray Bartolomé de las Casas;

-el 24 de febrero de 2004, en el colegio preescolar Alberto Lista;

-el 10 de junio de 2007, en el Club de Campo de Sevilla.

Flores y hojas del palo borracho.

Flor del palo borracho.

El fruto y las flores del palo borracho.

Alumnos de colegio Fray Bartolomé de las Casas con el palo borracho plantado el día 26 de febrero de 2003.

El palo borracho de los Jardines del Alcázar de Sevilla.

Aspecto que ofrece en la actualidad el palo borracho que plantamos el día 8 de diciembre de 1990 en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: