Archive for julio, 2012

julio 27, 2012

Jardines de Murillo: ¿Acabarán con nuestro patrimonio?

Fuente Central de los Jardines de Murillo (julio de 2012)

En este blog hemos denunciado puntualmente los actos vandálicos que padecen nuestros parques y jardines. Hace unos meses, estos descerebrados la tomaron con la Plaza de América y destruyeron tanto la fuente central como las glorietas dedicadas a Rodríguez Marín y a Cervantes. Para protestar por tan lamentables hechos y también por la pasividad de las autoridades, convocamos a la Plataforma Ciudadana por los Parques y Jardines de Sevilla y nos concentramos el día 5 de mayo en la entrada del Pabellón Mudéjar de la Plaza de América, con el lema “No al vandalismo en los parques”.

Consúltese esta entrada: https://jardinesdelaoliva.wordpress.com/2012/05/05/no-al-vandalismo-concentracion-en-la-plaza-de-america/

Los Jardines de Murillo nuevamente han sido maltratados y han dejando la fuente central, recientemente restaurada, con la copa ladeada. Esperamos que, cuando sea restaurada de nuevo, se ajuste al diseño original del arquitecto Juan Talavera.

Es evidente que el responsable de la conservación del patrimonio de Sevilla está demostrando que no sabe solucionar este problema y nuestro Alcalde debería sustituirle por otro más capaz.

Detalle de la fuente agredida.

Anuncios
julio 24, 2012

Las jacarandas de Sevilla

Verdaderamente en el mes de mayo el sol mira a Sevilla y su resplandor se podría llamar jacaranda. A veces, esos matices, esa orfebrería de tonalidades lilas sobresaliendo de las demás copas verdes, escapan a todo esfuerzo de definición y hacen de la capital de Andalucía el símbolo vivo y tangible del ensueño. Sevilla es una esponja que absorbe la belleza de todo lo que le llega, con la peculiaridad de que, aunque sea de países lejanos, como en el caso de la jacaranda, la sitúa en el lugar idóneo para embellecer aún más su paisaje urbano.

Hemos abierto en este blog la categoría “El aura de Sevilla” para dar a conocer sus maravillas. La jacaranda es un signo de identidad de nuestra ciudad, porque sus auras se han apoderado del alma de Sevilla.

Vista desde la fuente central de la Plaza de América.

Pabellón Real de la plaza de América: estas son las primeras jacarandas que llegaron a Sevilla, año 1929.

En la Glorieta de Doña Sol del parque de María Luisa.

En el parque de María Luisa.

Desde la Glorieta del Cid Campeador.

Desde la fuente del Prado de San Sebastián.

Desde la barriada de Felipe II

Desde la Plaza de Juan Sebastián Elcano.

En el parque José Celestino Mutis,

En la avenida de la Constitución, frente al edificio de Correos.

Descripción de la jacaranda en este blog:  https://jardinesdelaoliva.wordpress.com/2010/06/24/la-jacaranda/

julio 21, 2012

El árbol de Júpiter

Árbol de Júpiter en los Jardines del Parlamento de Andalucía

Árbol de Júpiter en el Monumento a Colón en el Paseo Catalina de Ribera

El árbol de Júpiter no es aún un signo de identidad de Sevilla como actualmente lo son los naranjos o las jacarandas, pero se va extendiendo su presencia por la capital de Andalucía; quizás los más antiguos ejemplares de la ciudad sean los del jardín de la Lonja, y también se puede contemplar en la plaza del Duque, en la glorieta del Cid Campeador y en el monumento a Cristóbal Colón en los Jardines de Catalina de Ribera; prácticamente lo podemos ver en casi todos los parques y jardines de Sevilla. En nuestra barriada Nuestra Señora de la Oliva hay cinco ejemplares que plantamos con nuestro amigo Juan Tejera Hernández (que en paz descanse) el día 23 de diciembre de 1990.

El árbol de Júpiter, que es más bien un arbolito, tiene por nombre científico Lagerstroemia indica L. y pertenece a la familia de las Litráceas. Es originario de la provincia china de Yunnan, y posteriormente pasó a la India, de donde toma el nombre indicativo de la especie. Es de crecimiento medio y no suele superar los 5 m de altura. Su copa es casi redonda y la forman ramas algo separadas que tienden a buscar la verticalidad; los tallos jóvenes, curiosamente, son de sección casi cuadrangular; su tronco por lo general es recto, y su corteza es lisa y suave, pero con los años se desprende en finas láminas que dejan entrever manchas y vetas que van desde el color grisáceo al amarillento o salmonado; con respecto a su madera, diremos que es muy apreciada por su dureza. Los terrenos salitrosos le afectan negativamente, y a la hora de trasplantarlo hay que tener la precaución de procurar no romper el cepellón.

Las hojas son caducas y simples, miden entre 2 y 4 cm de longitud y unas veces tienen forma elíptica y otras redondeada; presentan la peculiaridad de ser opuestas en la parte inferior del tallo y alternas en el extremo; también hay que tener en cuenta que al brotar son de tono bronceado y, por último, señalaremos que da la impresión de que estas hojas se oscurecen al atardecer.

Sus flores se abren formando apretadas panículas piramidales de unos 20 cm de longitud en los extremos de las ramas. La corola está formada por 6 pétalos libres y con los bordes ondulados o festoneados en las variedades de color rosa, lila o blanco; el cáliz está formado por 6 sépalos soldados y dispone de numerosos y cortos estambres amarillos. Hemos observado que la exposición al sol favorece la floración; esta tiene lugar en Sevilla con la llegada del verano y dura hasta bien avanzado septiembre.

Sus frutos son cápsulas esféricas que suelen permanecer en el árbol hasta pasado el invierno. Estos frutos suelen madurar sobre el mes de octubre y se tornan casi negros, tienen de 8 a 12 cm de diámetro y disponen de 4 a 6 valvas por donde dejan escapar numerosas semillas aladas.

Árbol de Júpiter en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, jardín lateral del bloque 122.

Detalle de la flor del árbol de Júpiter

Árbol de Júpiter: panículas de flores y hojas.

Detalle del tronco del árbol de Júpiter.

julio 14, 2012

El acceso a los aparcamientos de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva

Rotonda entre el parque José Celestino Mutis y el bulevar poeta Manuel Benítez Carrasco desde donde se accederá a los aparcamientos interiores de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

Nuestra asociación lleva desde el año 1998 solicitando el acceso a los aparcamientos interiores de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva desde la avenida Poeta Manuel Benítez Carrasco y por fin han comenzado las obras. En primer lugar manifestamos nuestro agradecimiento a don Juan I. Luna, subdirector del Distrito Sur, por la persistente gestión realizada ante la delegación de Urbanismo para conseguir la materialización de nuestra demanda.

 

Gestiones realizadas:

22/01/98          Primera solicitud manifestada en la reunión de Participación Ciudadana.

12/02/98          Escrito razonado dirigido al concejal delegado del Distrito Sur solicitando oficialmente el acceso directo a los aparcamientos interiores de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

04/02/10          Se le entrega al concejal delegado del Distrito Sur la relación de las necesidades de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, en la que consta el acceso a los aparcamientos.

13/05/11          Reunión con el candidato don Juan I. Zoido al que se le entrega un resumen de  las necesidades del barrio y las gestiones realizadas sobre el acceso a los aparcamientos.

18/09/11          Reiteración del escrito dirigido a don José Luis García Martín, delegado del Distrito Sur

22/02/12          Ruego a la Junta Municipal del Distrito Sur para de se atienda la demanda del aparcamiento.

27/06/12          Reunión con el delegado del Distrito Sur, el cual nos comunica que están  aprobadas las obras.

13/07/12           Comienzan las obras.

Comienzan las obras de acceso a los aparcamientos interiores de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva.

Último escrito dirigido al delegado del Distrito Sur.

Plano de la rotonda y el acceso a los aparcamientos.

julio 11, 2012

Jardines de Murillo: restauración mutilada

Desde que retiraron los guardas jurados, los parques y jardines de Sevilla son fáciles objetivos de los vándalos, sobre todo los Jardines de Murillo, que han padecido numerosas acciones vandálicas. La fuente de tres copas fue vandalizada en marzo de 2010 y sus restos permanecieron en la glorieta central de los Jardines de Murillo hasta que hace unos meses fue nuevamente restaurada, pero esta vez se han “olvidado” de una de las copas o conchas. Y el agua “cantaora” de esa fuente mutilada ya no sonará igual. A las notas musicales que brotan de su surtidor les falta la armonía del diseño original del arquitecto municipal Juan Talavera.

A continuación pueden comprobar las fotografías de la fuente original y de la mutilada.

Fuente original de tres copas de los Jardines de Murillo, vandalizada en marzo de 2010.

Así quedó la fuente central “restaurada” de los Jardines Murillo…

julio 10, 2012

El tulipero de Gabón

Flores y hojas del tulipero de Gabón.

Es una pena que por las esporádicas heladas invernales de Sevilla no podamos disfrutar de la espectacular floración del tulipero de Gabón. El destino quiso que visitáramos Torre del Mar (Málaga) y camino de la estación de autobuses tuviéramos la suerte de poderlo contemplar en plena floración. Quedamos tan prendados de su belleza que, después de fotografiarlo, nos pusimos a describirlo para descubrir y compartir sus secretos. El nombre científico del tulipero de Gabón es Sphatodea campanula Beauv., y pertenece a la familia de las Bignoniáceas. Es originario de la zona tropical de África occidental que baña el golfo de Guinea. De crecimiento rápido, en condiciones óptimas de riego, humedad y luz solar puede superar los 20 m de altura. Su copa es redondeada pero sin demasiada anchura; su tronco es recto y alto y con los años desarrolla contrafuertes en su base; a su corteza, que es de color gris oscuro, al envejecer se le forman escamas y pequeñas fisuras normalmente longitudinales. Como dato histórico diremos que este árbol fue descrito por primera vez en el año 1787, y sobre sus características sabemos que resiste la sequía, que es amigo del sol y que no aguanta las temperatura inferiores a 7º C.

Sus hojas normalmente son perennes, pero en algunas ocasiones se desprenden por causas climáticas; miden casi 50 cm de longitud, pero hay que tener en cuenta que sus pecíolos tienen una longitud de entre 15 y 20 cm de largo; además, estas hojas suelen agruparse al final de las ramas y son alternas y compuestas imparipinnadas, con de 6 a 8 pares de folíolos de unos 10 cm de longitud, con los márgenes algo dentados y de color verde oscuro; el folíolo terminal suele ser de mayor tamaño que los restantes.

Sus flores, que se apiñan en racimos terminales, son muy vistosas y nos recuerdan a los tulipanes: de forma acampanada, miden unos 8 cm de diámetro; los pétalos son de color escarlata, con los bordes festoneados y ribetes amarillentos que les dan una pátina anaranjada; el cáliz es espatáceo, de unos 5 cm de largo, y se estrecha en una punta delgada que se abre lateralmente hacia fuera para liberar la corola. Los estambres son cuatro, con las tecas divergentes, y el estilo, de unos 6 cm de longitud, tiene el estigma bilobado.

Sus frutos son unas cápsulas alargadas que miden unos 20 cm de longitud por unos 4 cm de ancho;  ya sea por motivo de la latitud o por el fotoperíodo, lo cierto es que en la Costa del Sol es raro que lleguen a formarse los frutos. Cuando maduran toman el color pardo y son ligeramente leñosos, erectos y dehiscentes en dos valvas para dejar salir a numerosas semillas elípticas de color blanquecino, con alas membranosas y transparentes que les permiten ser transportadas por el viento.

Detalle de las flores del tulipero de Gabón.

El tronco del tulipero de Gabón.