El tulipero de Gabón

Flores y hojas del tulipero de Gabón.

Es una pena que por las esporádicas heladas invernales de Sevilla no podamos disfrutar de la espectacular floración del tulipero de Gabón. El destino quiso que visitáramos Torre del Mar (Málaga) y camino de la estación de autobuses tuviéramos la suerte de poderlo contemplar en plena floración. Quedamos tan prendados de su belleza que, después de fotografiarlo, nos pusimos a describirlo para descubrir y compartir sus secretos. El nombre científico del tulipero de Gabón es Sphatodea campanula Beauv., y pertenece a la familia de las Bignoniáceas. Es originario de la zona tropical de África occidental que baña el golfo de Guinea. De crecimiento rápido, en condiciones óptimas de riego, humedad y luz solar puede superar los 20 m de altura. Su copa es redondeada pero sin demasiada anchura; su tronco es recto y alto y con los años desarrolla contrafuertes en su base; a su corteza, que es de color gris oscuro, al envejecer se le forman escamas y pequeñas fisuras normalmente longitudinales. Como dato histórico diremos que este árbol fue descrito por primera vez en el año 1787, y sobre sus características sabemos que resiste la sequía, que es amigo del sol y que no aguanta las temperatura inferiores a 7º C.

Sus hojas normalmente son perennes, pero en algunas ocasiones se desprenden por causas climáticas; miden casi 50 cm de longitud, pero hay que tener en cuenta que sus pecíolos tienen una longitud de entre 15 y 20 cm de largo; además, estas hojas suelen agruparse al final de las ramas y son alternas y compuestas imparipinnadas, con de 6 a 8 pares de folíolos de unos 10 cm de longitud, con los márgenes algo dentados y de color verde oscuro; el folíolo terminal suele ser de mayor tamaño que los restantes.

Sus flores, que se apiñan en racimos terminales, son muy vistosas y nos recuerdan a los tulipanes: de forma acampanada, miden unos 8 cm de diámetro; los pétalos son de color escarlata, con los bordes festoneados y ribetes amarillentos que les dan una pátina anaranjada; el cáliz es espatáceo, de unos 5 cm de largo, y se estrecha en una punta delgada que se abre lateralmente hacia fuera para liberar la corola. Los estambres son cuatro, con las tecas divergentes, y el estilo, de unos 6 cm de longitud, tiene el estigma bilobado.

Sus frutos son unas cápsulas alargadas que miden unos 20 cm de longitud por unos 4 cm de ancho;  ya sea por motivo de la latitud o por el fotoperíodo, lo cierto es que en la Costa del Sol es raro que lleguen a formarse los frutos. Cuando maduran toman el color pardo y son ligeramente leñosos, erectos y dehiscentes en dos valvas para dejar salir a numerosas semillas elípticas de color blanquecino, con alas membranosas y transparentes que les permiten ser transportadas por el viento.

Detalle de las flores del tulipero de Gabón.

El tronco del tulipero de Gabón.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: