El árbol de Júpiter

Árbol de Júpiter en los Jardines del Parlamento de Andalucía

Árbol de Júpiter en el Monumento a Colón en el Paseo Catalina de Ribera

El árbol de Júpiter no es aún un signo de identidad de Sevilla como actualmente lo son los naranjos o las jacarandas, pero se va extendiendo su presencia por la capital de Andalucía; quizás los más antiguos ejemplares de la ciudad sean los del jardín de la Lonja, y también se puede contemplar en la plaza del Duque, en la glorieta del Cid Campeador y en el monumento a Cristóbal Colón en los Jardines de Catalina de Ribera; prácticamente lo podemos ver en casi todos los parques y jardines de Sevilla. En nuestra barriada Nuestra Señora de la Oliva hay cinco ejemplares que plantamos con nuestro amigo Juan Tejera Hernández (que en paz descanse) el día 23 de diciembre de 1990.

El árbol de Júpiter, que es más bien un arbolito, tiene por nombre científico Lagerstroemia indica L. y pertenece a la familia de las Litráceas. Es originario de la provincia china de Yunnan, y posteriormente pasó a la India, de donde toma el nombre indicativo de la especie. Es de crecimiento medio y no suele superar los 5 m de altura. Su copa es casi redonda y la forman ramas algo separadas que tienden a buscar la verticalidad; los tallos jóvenes, curiosamente, son de sección casi cuadrangular; su tronco por lo general es recto, y su corteza es lisa y suave, pero con los años se desprende en finas láminas que dejan entrever manchas y vetas que van desde el color grisáceo al amarillento o salmonado; con respecto a su madera, diremos que es muy apreciada por su dureza. Los terrenos salitrosos le afectan negativamente, y a la hora de trasplantarlo hay que tener la precaución de procurar no romper el cepellón.

Las hojas son caducas y simples, miden entre 2 y 4 cm de longitud y unas veces tienen forma elíptica y otras redondeada; presentan la peculiaridad de ser opuestas en la parte inferior del tallo y alternas en el extremo; también hay que tener en cuenta que al brotar son de tono bronceado y, por último, señalaremos que da la impresión de que estas hojas se oscurecen al atardecer.

Sus flores se abren formando apretadas panículas piramidales de unos 20 cm de longitud en los extremos de las ramas. La corola está formada por 6 pétalos libres y con los bordes ondulados o festoneados en las variedades de color rosa, lila o blanco; el cáliz está formado por 6 sépalos soldados y dispone de numerosos y cortos estambres amarillos. Hemos observado que la exposición al sol favorece la floración; esta tiene lugar en Sevilla con la llegada del verano y dura hasta bien avanzado septiembre.

Sus frutos son cápsulas esféricas que suelen permanecer en el árbol hasta pasado el invierno. Estos frutos suelen madurar sobre el mes de octubre y se tornan casi negros, tienen de 8 a 12 cm de diámetro y disponen de 4 a 6 valvas por donde dejan escapar numerosas semillas aladas.

Árbol de Júpiter en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, jardín lateral del bloque 122.

Detalle de la flor del árbol de Júpiter

Árbol de Júpiter: panículas de flores y hojas.

Detalle del tronco del árbol de Júpiter.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: