Las jacarandas de Sevilla

Verdaderamente en el mes de mayo el sol mira a Sevilla y su resplandor se podría llamar jacaranda. A veces, esos matices, esa orfebrería de tonalidades lilas sobresaliendo de las demás copas verdes, escapan a todo esfuerzo de definición y hacen de la capital de Andalucía el símbolo vivo y tangible del ensueño. Sevilla es una esponja que absorbe la belleza de todo lo que le llega, con la peculiaridad de que, aunque sea de países lejanos, como en el caso de la jacaranda, la sitúa en el lugar idóneo para embellecer aún más su paisaje urbano.

Hemos abierto en este blog la categoría “El aura de Sevilla” para dar a conocer sus maravillas. La jacaranda es un signo de identidad de nuestra ciudad, porque sus auras se han apoderado del alma de Sevilla.

Vista desde la fuente central de la Plaza de América.

Pabellón Real de la plaza de América: estas son las primeras jacarandas que llegaron a Sevilla, año 1929.

En la Glorieta de Doña Sol del parque de María Luisa.

En el parque de María Luisa.

Desde la Glorieta del Cid Campeador.

Desde la fuente del Prado de San Sebastián.

Desde la barriada de Felipe II

Desde la Plaza de Juan Sebastián Elcano.

En el parque José Celestino Mutis,

En la avenida de la Constitución, frente al edificio de Correos.

Descripción de la jacaranda en este blog:  https://jardinesdelaoliva.wordpress.com/2010/06/24/la-jacaranda/

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: