Archive for agosto, 2012

agosto 22, 2012

Un crucero de lujo en el puerto de Sevilla

Un moderno crucero de lujo atraca en el puerto de Sevilla.

A nuestro río Guadalquivir los romanos lo llamaban Betis, y ha sido y es un vital e inseparable compañero de Sevilla. En este mes de agosto de 2012, el río ha sido protagonista porque el crucero de lujo Azamara Journey permanecerá durante dos días atracado en el muelle de las Delicias; esto ha sido posible gracias a la nueva esclusa Puerta del Mar.

El crucero Azamara Journey fue construido en el año 2000 y transporta entre tripulación y pasaje a más de 1.000 personas. Sus dimensiones son: 181 m de eslora, 25,6 m de manga y 5,80 m (19 pies) de profundidad.

El Ayuntamiento ha colaborado manteniendo limpia la zona de atraque y gestionando el desplazamiento de los turistas mediante autobuses. Opinamos que el histórico puerto de Sevilla debería ser promocionado por la Corporación Municipal para que arriben en él este tipo de cruceros; además, al desembarcar los turistas podrían darles la bienvenida señoritas vestidas con el traje de flamenca y ofreciéndoles para su degustación productos de nuestra tierra; asimismo, podrían planificarse rutas turísticas como por ejemplo las visitas a las iglesias barrocas de Sevilla, al Alcázar o al Archivo de Indias, sin olvidar el tapeo por los bares de Triana y, como despedida, un espectáculo nocturno de flamenco; o sea, sembrar para recoger frutos.

El crucero de lujo Azamara Journey en el muelle de las Delicias de Sevilla.

El río Guadalquivir en agosto de 2012.

El río Guadalquivir tiene 657 Km de longitud y recorre Andalucía desde el oriente hasta el suroeste. Su nacimiento tiene lugar en la sierra de Cazorla, a unos 1.400 metros de altitud, en una zona conocida como la Cañada de Aguafría, y desemboca en el oceáno Atlántico cerca de Sanlúcar de Barrrameda. Pasa por las importantes ciudades de Baeza, Andújar, Córdoba, Lora del Río y Sevilla. Desde esta última ciudad, que es la capital de Andalucía y sede del antiguo puerto de Indias, el río es navegable hasta el mar. A esta vía fluvial que tiene 81,877 Km de longitud y un calado de unos 7 metros se la denomina Eurovía Guadalquivir E 60.02.

El puente de san Telmo a mediados del siglo XX.

La actividad portuaria a mediados del siglo XX.

El desaparecido puente de Alfonso XIII y el acorazado Buenos Aires. Primer tercio del siglo XX.

Puerto de Sevilla, dibujado por A.Gómez Polo en la segunda mitad del siglo XIX.

Río Guadalquivir, Salón de Cristina y embarcadero junto al Palacio de San Telmo. Primer tercio del siglo XIX.

El río Guadalquivir.  Sevilla vista desde Triana.

El río Guadalquivir, al fondo el barrio de Triana, y a la derecha el puente de barcas…

Antonio Machado (1875-1939)

¡Oh Guadalquivir!

Te vi en Cazorla nacer

hoy, en Sanlúcar morir.

Un borbollón de agua clara,

debajo de un pino verde,

eras tú, ¡qué bien sonabas!

Como yo, cerca del mar,

río de barro salobre,

¿sueñas con tu manantial?

Anuncios
agosto 22, 2012

El viejo plátano de la Avenida

El plátano de sombra de la Avenida de la Constitución.

Hoy es un día triste para los amigos de los árboles de Sevilla. El viejo plátano que está junto al Teatro Coliseo España (que actualmente es una entidad bancaria) de la Avenida de la Constitución no pudo más y se desquebrajaron sus ramas; demasiadas losas de granito absorbiendo el sol de agosto y muy poquita agua para calmar su sed, y eso que aguantó las devastadoras y arboricidas obras de remodelación del año 2006. Esperamos que los dos árboles que aún quedan anteriores a la remodelación (la jacaranda de la esquina de la Casa de Contratación de Indias y el magnolio de la Catedral) puedan soportar la falta de mantenimiento y no caigan derrotados como este entrañable plátano de sombra que hoy ha sido abatido.

Vencido por la falta de mantenimiento, el viejo plátano de sombra cae derrotado.

agosto 15, 2012

Monumento a Juan Pablo II en el día de la Virgen de los Reyes

Monumento al Papa Juan Pablo II en la Plaza de la Virgen de los Reyes de Sevilla.

Como entidad sevillana nos preocupa la situación económica de nuestra ciudad y deseamos aportar nuestro granito de arena para paliar la penosa crisis que estamos sufriendo. Para ello, nos proponemos potenciar el sector turístico, y con este noble fin hemos incorporado la categoría “El aura de Sevilla” en el lateral de este blog, en la cual resaltaremos aquellos monumentos, procesiones, fiestas y conmemoraciones que a lo largo del año hay en nuestra ciudad.  Asimismo, invitamos a los ciudadanos del mundo a que visiten la capital de Andalucía.

Con la sevillana “Algo se muere en el alma cuando un amigo se va…” despidió Sevilla al Papa Juan Pablo II en la última visita que realizó a nuestra ciudad en el año 1993. La construcción de este monumento es un nuevo logro de la sociedad civil: los promotores de esta iniciativa han logrado, tras vencer muchas vicisitudes, inaugurar en la víspera de la Asunción de la Virgen el monumento al Papa que logró devolver la libertad a su pueblo. En nuestra opinión han acertado hasta en la ubicación. Allí está casi desapercibido, entre dos viejos naranjos de la Plaza de la Virgen de los Reyes, frente a ese gran dedo afiligranado de la Giralda que señala constantemente al cielo y a la sombra del ciprés centenario que se encuentra a su espalda en la fachada del Convento de la Encarnación.

El monumento al Papa Juan Pablo II entre dos naranjos y a la sombra del ciprés del convento de la Encarnación.

El monumento al Papa Juan Pablo II ha sido una iniciativa de la sociedad civil sevillana.

La Virgen de los Reyes, principal patrona de Sevilla y su Archidiócesis en su recorrido alrededor de la Catedral Metropolitana.

La Virgen de los Reyes acompañada de miles de sevillanos.

El Hijo de Dios en brazos de la Virgen de los Reyes

agosto 9, 2012

Falta un jarrón de cerámica en los jardines de la Fuente de los Leones

Nos agobian tantos actos vandálicos en nuestra ciudad. Estos energúmenos parece que están empecinados en romper las estampas de Sevilla, y esperamos que no acaben con su esencia. Cada día tiene su verdad, como una rosa tiene sus horas de perfume. Hoy hemos paseado por los maravillosos jardines que rodean la Fuente de los Leones en el Parque de María Luisa y de nuevo nos hemos encontrado con la huella de estos descerebrados, que han roto la armonía de tan bello conjunto. Ya no está el magnífico jarrón de cerámica, sólo queda el pedestal que lo sustentaba. Los vándalos han conseguido su objetivo: mutilar esta  postal.

¿Hasta cuándo vamos consentir los sevillanos estos hechos? ¡Ya está bien de tanta impunidad!

Falta el jarrón de cerámica.

Jarrón de cerámica de los jardines de la Fuente de Leones.

agosto 8, 2012

El jabonero de China

El jabonero de China cargado de frutos en la Plaza de América del parque de María Luisa.

El jabonero de China es uno de los árboles ornamentales que mejor está representado en los parques y viarios de Sevilla. Quizás, por su tamaño y porte, los ejemplares más antiguos sean los que se encuentran en el paseo elíptico que rodea la Plaza de América. En la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, el único jabonero que existe lo plantamos el día 15 de enero de 1991, frente al bloque 25, con la colaboración de nuestros socios Juan Tejera Hernández (que en paz descanse) y Trifón Domínguez. Este decorativo árbol tiene por nombre científico Koelreuteria paniculata Laxm. y pertenece a la familia de las Sapindáceas. Es originario del continente asiático, exactamente de los montes bajos de Wuyi, situados en el norte de la provincia china de Fujian. Su crecimiento se podría calificar de medianamente lento (5,5 m en 20 años); sin embargo, algunos logran superar los 12 m en condiciones óptimas. Su copa es redonda, densa, con la cima algo aplanada, y está formada por numerosas ramas ascendentes que a veces se inclinan y otras se retuercen. El tronco, levemente tortuoso, de joven es más bien delgaducho, pero con el paso de los años se va robusteciendo; su corteza, de color pardo grisáceo, se ennegrece al ir envejeciendo y se agrieta en surcos longitudinales cuyo fondo es de un color acanelado. Este árbol prefiere los lugares soleados y tolera bien la sequía.

Sus hojas, caducas, miden entre 25 y 35 cm de longitud, están en disposición alterna y son compuestas e imparipinnadas, con de 7 a 15 folíolos que tienen los bordes irregularmente lobulados o dentados y que están unidos al eje foliar por un corto pecíolo amarillento; cada folíolo mide entre 3 y 7 cm de longitud, de forma que los más cercanos a la base de la hoja son claramente más pequeños que los centrales y terminales; con respecto al color, son de un verde oscuro por el haz y de un verde levemente más claro por el envés. Antes de caerse en otoño, estas hojas toman durante unos días un bonito color amarillo.

Sus flores son pequeñas: solo miden algo más de 1 cm de diámetro. El cáliz tiene 5 sépalos de color verdoso, de forma ovada y que miden unos 2 mm de largo; la corola está compuesta por 4 pétalos linear-oblongos de un intenso color amarillo que presenta una aureola rojiza cerca de la base; estos pétalos se suelen reunir en un solo lado para dejar espacio para que puedan abrir los capullitos más próximos. Cada flor dispone de 8 finos estambres de unos 6 mm de longitud, con los filamentos pelosos y con la peculiaridad de que se arquean como fuegos artificiales debido al peso de las anteras. Estas flores están insertas en unas erguidas panículas de forma piramidal y de hasta 45 cm de longitud que están situadas al final de las ramas. En Sevilla, la floración del jabonero de China comienza a finales de mayo y dura aproximadamente hasta el día de san Juan.

Sus frutos son unas cápsulas de unos 5 cm de longitud, cuyo color exterior puede variar desde el violáceo amarronado hasta el pardo amarillento; dichas cápsulas están formadas por 3 valvas acorazonadas, cuyo aspecto se asemeja al de un farolillo de papel (de ahí que también se le conozca como el árbol de los farolillos). Estos frutos se mantienen colgando durante todo el invierno y cada uno contiene en su interior un máximo de 6 semillas (dos por cada celdilla) de color negro y de unos 6 mm de diámetro.

Hasta agosto de 2012, hemos plantado ejemplares de jabonero de China (procedentes de nuestro vivero) en los lugares siguientes:

-el 27 de febrero de 2007, en el colegio Ntra. Sra. de la Paz;

-el 13 de mayo de 2007, en el Club de Campo de Sevilla.

El jabonero de China en plena floración.

Detalle de la inflorescencia del jabonero de China.

Frutos y semillas del jabonero de China.

Detalle del tronco y de la corteza del jabonero de China.

agosto 1, 2012

El brachichito rojo

Brachichito rojo en los Jardines del Valle.

Los primeros brachichitos rojos que llegaron a Sevilla fueron plantados allá por el año 1985 en los Jardines del Valle. Más tarde se plantó un ejemplar junto al monumento dedicado al vendedor de prensa que está situado en la calle Torneo esquina  con Alvaro de Bazán. El nombre científico de este ornamental árbol es Brachychiton acerifolius A. Cunn. ex F.J. Muell. y pertenece a la familia de las Esterculiáceas. Es originario de la franja oriental de Australia, que abarca desde las regiones subtropicales de Queensland hasta el río Shoalhaven en la parte central de Nueva Gales del Sur; actualmente, la mayor concentración se encuentra en la comarca más seca de la cordillera de Illiwara. Este árbol es de crecimiento relativamente rápido y también lo podríamos calificar como longevo, ya que supera con creces los 150 años de vida; algunos de los ejemplares de los Jardines del Valle sobrepasan los 14 m de altura, pero en su hábitat natural suelen superar los 25 m. El brachichito rojo tiene un porte de aspecto respetable con su copa de estructura piramidal formada por robustas ramas verdosas; el tronco es recto y redondeado y la corteza, de color grisáceo con suaves tonalidades verdosas, es casi lisa, solamente señalada con pequeñas fisuras longitudinales. Podríamos decir que es medianamente rústico, ya que aguanta bien las heladas esporádicas y los períodos cortos de sequía. 

Sus hojas se podrían calificar como semicaducas, porque se caen poco antes de dar comienzo la floración. Con respecto a su disposición en los tallos son alternas y simples, de gran tamaño (unos 30 cm de longitud, pero hay que tener en cuenta que tienen un largo pecíolo). La textura de estas hojas es suave, aunque ligeramente coriácea, y su color es verde brillante;  por otro lado, presentan distintas formas (lo que se llama dimorfismo foliar): en los ejemplares jóvenes suelen ser palmeadas y tienen de 3 a 7 lóbulos profundos, pero al envejecer el árbol aumentan las hojas enteras que tienen forma ovada o romboidal.

Sus flores son apétalas (es decir, que carecen de pétalos); sin embargo, disponen de un cáliz muy vistoso de forma acampanada, compuesto por 5 sépalos parcialmente soldados de color rojo coral que hacen las veces de la corola; este cáliz mide algo más de 1 cm de diámetro y en el centro dispone de una columna de estambres, con unos 10 elementos unidos al pistilo. Las flores, que aparecen normalmente cuando el árbol está casi sin follaje, suelen brotar en Sevilla a mediados del mes de junio y duran hasta finales de julio; normalmente el brachichito rojo no suele florecer hasta los 8 años después de su plantación. Su espectacular inflorescencia es en  racimo. 

Sus frutos son unas cápsulas leñosas de unos 10 cm de longitud, dehiscentes y provistas de unos largos pedúnculos, que tardan 10 meses en madurar y se tornan de color negruzco. Este tipo de fruto se denomina folículo y en su interior contiene una especie de panal que cobija de 12 a 16 semillas de color amarillento, semejantes a los granos de maíz y rodeadas de unos pelillos que al tocarlos irritan la piel.

Brachichito rojo plantado junto al monumento dedicado al vendedor de prensa de la calle Torneo.

Flores del brachichito rojo.

Frutos del brachichito rojo.

Semillas del brachichito rojo.

Tronco y corteza del brachichito rojo.