El brachichito rojo

Brachichito rojo en los Jardines del Valle.

Los primeros brachichitos rojos que llegaron a Sevilla fueron plantados allá por el año 1985 en los Jardines del Valle. Más tarde se plantó un ejemplar junto al monumento dedicado al vendedor de prensa que está situado en la calle Torneo esquina  con Alvaro de Bazán. El nombre científico de este ornamental árbol es Brachychiton acerifolius A. Cunn. ex F.J. Muell. y pertenece a la familia de las Esterculiáceas. Es originario de la franja oriental de Australia, que abarca desde las regiones subtropicales de Queensland hasta el río Shoalhaven en la parte central de Nueva Gales del Sur; actualmente, la mayor concentración se encuentra en la comarca más seca de la cordillera de Illiwara. Este árbol es de crecimiento relativamente rápido y también lo podríamos calificar como longevo, ya que supera con creces los 150 años de vida; algunos de los ejemplares de los Jardines del Valle sobrepasan los 14 m de altura, pero en su hábitat natural suelen superar los 25 m. El brachichito rojo tiene un porte de aspecto respetable con su copa de estructura piramidal formada por robustas ramas verdosas; el tronco es recto y redondeado y la corteza, de color grisáceo con suaves tonalidades verdosas, es casi lisa, solamente señalada con pequeñas fisuras longitudinales. Podríamos decir que es medianamente rústico, ya que aguanta bien las heladas esporádicas y los períodos cortos de sequía. 

Sus hojas se podrían calificar como semicaducas, porque se caen poco antes de dar comienzo la floración. Con respecto a su disposición en los tallos son alternas y simples, de gran tamaño (unos 30 cm de longitud, pero hay que tener en cuenta que tienen un largo pecíolo). La textura de estas hojas es suave, aunque ligeramente coriácea, y su color es verde brillante;  por otro lado, presentan distintas formas (lo que se llama dimorfismo foliar): en los ejemplares jóvenes suelen ser palmeadas y tienen de 3 a 7 lóbulos profundos, pero al envejecer el árbol aumentan las hojas enteras que tienen forma ovada o romboidal.

Sus flores son apétalas (es decir, que carecen de pétalos); sin embargo, disponen de un cáliz muy vistoso de forma acampanada, compuesto por 5 sépalos parcialmente soldados de color rojo coral que hacen las veces de la corola; este cáliz mide algo más de 1 cm de diámetro y en el centro dispone de una columna de estambres, con unos 10 elementos unidos al pistilo. Las flores, que aparecen normalmente cuando el árbol está casi sin follaje, suelen brotar en Sevilla a mediados del mes de junio y duran hasta finales de julio; normalmente el brachichito rojo no suele florecer hasta los 8 años después de su plantación. Su espectacular inflorescencia es en  racimo. 

Sus frutos son unas cápsulas leñosas de unos 10 cm de longitud, dehiscentes y provistas de unos largos pedúnculos, que tardan 10 meses en madurar y se tornan de color negruzco. Este tipo de fruto se denomina folículo y en su interior contiene una especie de panal que cobija de 12 a 16 semillas de color amarillento, semejantes a los granos de maíz y rodeadas de unos pelillos que al tocarlos irritan la piel.

Brachichito rojo plantado junto al monumento dedicado al vendedor de prensa de la calle Torneo.

Flores del brachichito rojo.

Frutos del brachichito rojo.

Semillas del brachichito rojo.

Tronco y corteza del brachichito rojo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: