El jabonero de China

El jabonero de China cargado de frutos en la Plaza de América del parque de María Luisa.

El jabonero de China es uno de los árboles ornamentales que mejor está representado en los parques y viarios de Sevilla. Quizás, por su tamaño y porte, los ejemplares más antiguos sean los que se encuentran en el paseo elíptico que rodea la Plaza de América. En la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, el único jabonero que existe lo plantamos el día 15 de enero de 1991, frente al bloque 25, con la colaboración de nuestros socios Juan Tejera Hernández (que en paz descanse) y Trifón Domínguez. Este decorativo árbol tiene por nombre científico Koelreuteria paniculata Laxm. y pertenece a la familia de las Sapindáceas. Es originario del continente asiático, exactamente de los montes bajos de Wuyi, situados en el norte de la provincia china de Fujian. Su crecimiento se podría calificar de medianamente lento (5,5 m en 20 años); sin embargo, algunos logran superar los 12 m en condiciones óptimas. Su copa es redonda, densa, con la cima algo aplanada, y está formada por numerosas ramas ascendentes que a veces se inclinan y otras se retuercen. El tronco, levemente tortuoso, de joven es más bien delgaducho, pero con el paso de los años se va robusteciendo; su corteza, de color pardo grisáceo, se ennegrece al ir envejeciendo y se agrieta en surcos longitudinales cuyo fondo es de un color acanelado. Este árbol prefiere los lugares soleados y tolera bien la sequía.

Sus hojas, caducas, miden entre 25 y 35 cm de longitud, están en disposición alterna y son compuestas e imparipinnadas, con de 7 a 15 folíolos que tienen los bordes irregularmente lobulados o dentados y que están unidos al eje foliar por un corto pecíolo amarillento; cada folíolo mide entre 3 y 7 cm de longitud, de forma que los más cercanos a la base de la hoja son claramente más pequeños que los centrales y terminales; con respecto al color, son de un verde oscuro por el haz y de un verde levemente más claro por el envés. Antes de caerse en otoño, estas hojas toman durante unos días un bonito color amarillo.

Sus flores son pequeñas: solo miden algo más de 1 cm de diámetro. El cáliz tiene 5 sépalos de color verdoso, de forma ovada y que miden unos 2 mm de largo; la corola está compuesta por 4 pétalos linear-oblongos de un intenso color amarillo que presenta una aureola rojiza cerca de la base; estos pétalos se suelen reunir en un solo lado para dejar espacio para que puedan abrir los capullitos más próximos. Cada flor dispone de 8 finos estambres de unos 6 mm de longitud, con los filamentos pelosos y con la peculiaridad de que se arquean como fuegos artificiales debido al peso de las anteras. Estas flores están insertas en unas erguidas panículas de forma piramidal y de hasta 45 cm de longitud que están situadas al final de las ramas. En Sevilla, la floración del jabonero de China comienza a finales de mayo y dura aproximadamente hasta el día de san Juan.

Sus frutos son unas cápsulas de unos 5 cm de longitud, cuyo color exterior puede variar desde el violáceo amarronado hasta el pardo amarillento; dichas cápsulas están formadas por 3 valvas acorazonadas, cuyo aspecto se asemeja al de un farolillo de papel (de ahí que también se le conozca como el árbol de los farolillos). Estos frutos se mantienen colgando durante todo el invierno y cada uno contiene en su interior un máximo de 6 semillas (dos por cada celdilla) de color negro y de unos 6 mm de diámetro.

Hasta agosto de 2012, hemos plantado ejemplares de jabonero de China (procedentes de nuestro vivero) en los lugares siguientes:

-el 27 de febrero de 2007, en el colegio Ntra. Sra. de la Paz;

-el 13 de mayo de 2007, en el Club de Campo de Sevilla.

El jabonero de China en plena floración.

Detalle de la inflorescencia del jabonero de China.

Frutos y semillas del jabonero de China.

Detalle del tronco y de la corteza del jabonero de China.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: