El taxodio o ciprés de los pantanos

Monumento a Becquer

El taxodio que forma parte del monumento al poeta sevillano Gustavo Adolfo Béquer.

El taxodio más relevante y antiguo de Sevilla es, sin lugar a dudas, el que forma parte del monumento erigido en memoria del poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer, que fue plantado a mediados del siglo XIX en el Parque de María Luisa. El nombre científico del taxodio es Taxodium distichum (L.) L. Rich. y pertenece a la familia de las Taxodiáceas. Este colosal árbol es originario del sureste de los EE.UU de América y crece de forma natural en las zonas pantanosas de la península de Florida y también en los parajes húmedos de los estados colindantes (Luisiana lo ha adoptado como árbol emblemático); hacia el interior se extiende formando bosques por el valle del río Mississippi. Es de crecimiento medio-lento (unos 7,5 m en 20 años); sin embargo, en un medio lacustre soleado llega a sobrepasar los 40 m de altura. Su copa es de forma piramidal en su fase juvenil, pero al ir envejeciendo sus ramas horizontales toman un aspecto más irregular y desordenado; su tronco es derecho como una columnata vaticana, y con los años se va ensanchando por la base con potentes contrafuertes que le sirven de sostén sobre los suelos fangosos; cuando sus raíces están encharcadas, para obtener oxígeno, surgen del suelo unas protuberancias llamadas neumatóforos, que en su interior presentan un tejido esponjoso y blando que está adaptado para transportar aire. Su corteza es gruesa, dura y con hondas hendiduras de color pardo cobrizo. Su madera tiene la propiedad de ser resistente a la humedad; es fuerte pero algo blanda, su albura es de color blanco amarillento y el duramen pardo rojo.

Sus hojas están dispuestas de forma alterna en dos hileras opuestas sobre unas ramitas cortas (de 8 a 14 cm) y son caducas (es de las pocas coníferas cuyas hojas se desprenden en otoño). Estas acículas (hojas con forma de aguja) miden entre 1 y 2 cm de largo por 1 mm de ancho, son de color verde claro y presentan por el envés unas casi imperceptibles estrías longitudinales; a finales del otoño toman un bonito color ocre anaranjado.

Al tratarse de una especie monoica, tanto las flores femeninas como las masculinas se encuentran en el mismo árbol. Con respecto a las flores femeninas, podemos decir que son estructuras verdes semejantes a yemas que contienen escamas portadoras de semillas, están normalmente aisladas y suelen abrir a principios de la primavera en el ápice de las ramitas; por otra parte, las masculinas forman racimos colgantes de 10 a 15 cm de longitud, son de color verdoso y desprenden un polen dorado.

Sus frutos son estróbilos (o piñas) que suelen madurar a los 8 meses después de la polinización. Estos conos son de forma globosa y miden de 1,5 a 2,5 cm de diámetro; cada cono está compuesto de unas escamas leñosas (de 10 a 15) con forma de clavo que albergan de 1 a 2 semillas cada una. Estas semillas son pequeñas, duras, de color pardo oscuro, de forma casi triangular y presentan una corteza córnea. Carecen de alas, ya que se dispersan flotando; normalmente germinan en verano sobre el barro húmedo y de ellas emergen cinco cotiledones.

1.- El taxodio encerrado entre rejas en la espesura verde destaca el blanco marmóreo del monumento a Bécquer

El taxodio encerrado entre rejas: en la espesura verde destaca el blanco marmóreo del monumento a Bécquer.

2.-Las hojas del taxodio

Las hojas del taxodio.

3.- Fruto del taxodio

El fruto del taxodio.

5.- amentos masculinos

Los amentos masculinos del taxodio.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: