La tipuana

Tipuanas en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco

Tipuanas en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

La tipuana es un árbol ornamental que se ha adaptado perfectamente al clima de Sevilla y que está muy bien representada en los parques y viarios de nuestra ciudad. Por señalar algunos lugares, podríamos destacar por su porte las tipuanas de la plaza Carmen Benítez o las del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco. El nombre científico de este árbol es Tipuana tipu (Benth.) O. Kuntze. y pertenece a la familia de las Fabáceas. Es originario de América del Sur; para situarlo con más precisión, crece en la zona selvática y subtropical que se extiende desde el sureste de Bolivia hasta la provincia argentina de Tucumán; en esa zona, a este árbol se le conoce con el nombre de tipa. Con respecto a su crecimiento lo podemos calificar de rápido y, si el suelo está bien drenado y se encuentra en un lugar soleado, suele alcanzar los 20 m de altura. En cuanto a la longevidad, suele superar los 200 años de vida. Su copa es amplia, extendida y algo aparasolada, con ramificaciones colgantes que forman una gran bóveda, por lo que proporciona una densa sombra. Su tronco es cilíndrico, recto y robusto, para aguantar la enorme envergadura de su porte. Su corteza, de color gris oscuro, se agrieta y resquebraja longitudinalmente; si se hiere, sangra una resina de color castaño rojizo. Otras características de este árbol son las siguientes: que aguanta bien el trasplante, incluso cuando es adulto, y que resiste largos periodos de sequía.

Sus hojas son semicaducas, es decir, que caen tardíamente y que el árbol solo está sin hojas un corto período de tiempo; con respecto a la disposición de las mismas, se da el curioso caso de que en las ramas jóvenes son opuestas y en las adultas son alternas. Estas hojas son compuestas e imparipinnadas, miden unos 30 cm de largo y están formadas por de 11 a 27 folíolos; dichos folíolos son de forma elíptica y de color verde mate, con ciertas tonalidades azuladas por el haz y algo más pálidas por el envés, y miden unos 5 cm de longitud por 2 cm de ancho.

Sus flores están agrupadas en racimos axilares, que brotan al final de las ramas y tienen tendencia a colgar. Estas flores son tipicamente papilionáceas o amariposadas; el cáliz es acampanado debido a la unión soldada de 5 sépalos que en la parte superior forman una corona lobulada; la corola, de color amarillo dorado, tiene el estandarte redondeado, sin apéndices y con alas más largas que la quilla. Cada flor dispone de 10 estambres diadelfos, de los cuales 9 con filamentos soldados en tubo y uno semilibre; el estilo es corto y el estigma pequeño. En Sevilla la tipuana florece en el mes de junio, y las flores que caen tapizan las aceras a modo de alfombras doradas.

Sus frutos son sámaras glabras que miden de 5 a 7 cm de largo, son de color castaño claro y disponen de alas coriáceas para su dispersión. Se trata de frutos monospermos, es decir, que cada fruto solo contiene una semilla.

Flores de la tipuana

Las flores de la tipuana.

hojas y ramas de la tipuana

Hojas y ramas de la tipuana.

Frutos de la tipuana

Frutos de la tipuana.

tronco de la tipuana ( Muelle de la sal)

Tronco de una tipuana en el Muelle de la Sal de Sevilla.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: