La parquinsonia

Plantado el día 10 de abril de 1992 en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, en la zona de albero, frente al bloque 136.

Esta parquinsonia la plantamos el día 10 de abril de 1992 en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva, en la zona de albero situada frente al bloque 136.

La parquinsonia o cina-cina (como la llaman en Argentina y Uruguay) es un atractivo árbol de porte medio que está presente en muchos parques y jardines de Sevilla; el ejemplar más antiguo data de la Exposición Iberoamericana de 1929 y está plantado en los Jardines de las Delicias. Su nombre científico es Parkinsonia aculeata L. y pertenece a la subfamilia de las Cesalpiniáceas (de la gran familia de las Leguminosas fabáceas). Por las características que presenta actualmente, es probable que sea originaria de las zonas semidesérticas del norte de México, del oeste de Texas y del sur de Arizona, y que desde allí se haya extendido y aclimatado por toda la América tropical. En realidad es de crecimiento moderado, pero si se riega de manera asidua se desarrolla con prontitud; su altura media es de unos 6 metros, pero en condiciones muy favorables puede alcanzar los 10 metros de altura. Su copa, ancha y aparasolada, está formada por ramas ascendentes y numerosas ramitas de color verdoso, de dimensiones largas, zigzagueantes y colgantes. Su tronco suele ser corto y retorcido y su corteza es delgada, lisa y de color verde cuando joven, pero con el paso de los años se vuelve negruzca y agrietada. La parquinsonia es una especie de fácil adaptación, por lo que se puede considerar como rústica, pues admite cualquier tipo de suelo, resiste la sequía y el suelo salinizado. También atrae a las abejas para que liben su néctar, por lo que se puede considerar un árbol muy melífero

Sus hojas son por lo general caducas, alternas, compuestas paripinnadas y muy originales, pues disponen de 1 a 3 raquis con espinas estipulares en la base, y en cada raquis tienen insertados de 10 a 30 pares de folíolos lineales. Estos folíolos son muy pequeños (miden tan solo de 2 a 8 mm de largo) y en su disposición no están los unos frente a los otros. A veces, por causa de la sequía, se desprenden los folíolos, y es entonces cuando se realiza la fotosíntesis a través de la corteza del tronco y de las ramas que son de color verde.

Sus flores están agrupadas en número de 8 a 10 en racimos axilares colgantes, sujetadas por pedúnculos de unos 15 mm de largo; su corola es papilionácea y está formada por 5 pétalos libres, desiguales, con los márgenes ondulados y de color amarillo (uno de ellos con una mancha de color naranja). El cáliz, con tubo corto, está formado por 5 lóbulos que miden de 6 a 8 mm. Cada flor dispone de 10 estambres libres cuyos filamentos son de color verde claro. Las flores de la parquinsonia desprenden un suave perfume; en Sevilla brotan abundantemente durante el mes de mayo.

Sus frutos son legumbres de forma linear y cilíndrica, de color castaño claro, con los extremos puntiagudos y comprimidas entre semilla y semilla; suelen medir entre 5 y 15 cm de longitud y tienen 0.6 cm de anchura. Cada fruto contiene en su interior de 1 a 5 semillas que miden aproximadamente un centímetro de longitud y son de color verdoso con motas pardas.

La parquinsonia más antigua de Sevilla, plantada con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 en los Jardines de las Delicias.

La parquinsonia más antigua de Sevilla fue plantada con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929 en los Jardines de las Delicias.

Detalle de las hojas y las flores de la parquinsonia.

Detalle de las hojas y las flores de la parquinsonia.

detalle de la flor y espinas de las ramas

Detalle de las hojas y las flores de la parquinsonia.

Tronco y ramas de la parquinsonia

Tronco y ramas de la parquinsonia.

Fruto y semillas de la parquinsonia

Fruto y semillas de la parquinsonia.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: