El liquidámbar

31.-liquidamba64

El liquidámbar. Detalle de los frutos y las hojas en otoño.

El liquidámbar es un árbol de reciente incorporación a la flora sevillana. Algunos ejemplares se pueden contemplar en el parque José Celestino Mutis, en el Jardín Americano de la EXPO`92 y en los alrededores del edificio de ABC sito en la Isla de la Cartuja. Su nombre científico es Liquidambar styraciflua L. y pertenece a la familia de las Hamamelidáceas. Es originario del sureste de Norteamérica, donde forma extensos bosques en los valles de la cuenca del río Mississippi. En Europa su crecimiento es lento (unos 3 metros en 12 años) y no suele superar los 20 m de altura; sin embargo, en el Condado de Craven (Carolina del Norte, EE.UU.) existe un ejemplar que alcanza los 41,5 metros de altura. En las primeras décadas de su vida su porte suele ser piramidal, pero al envejecer su copa se va ensanchando y abombando. Su tronco es recto, con ramas alternas que crecen horizontalmente con cierta tendencia ascendente; su corteza, de color gris pálido en su juventud, con el paso de los años termina asemejándose al corcho y presenta hendiduras profundas. Al liquidámbar le gustan los suelos bien drenados, pero no suele resistir las bajas temperaturas.

Las hojas son caducas, simples y palmeadas, con 5 o 7 lóbulos puntiagudos (cuando jóvenes son trilobuladas); sus bordes están finamente aserrados y disponen de un largo pecíolo que mide entre 6 y 10 cm de longitud. Además son alternas, pero dispuestas en espiral a lo largo de las ramas. La exposición a pleno sol propicia que en otoño, antes de caer, se tiñan de un hermoso color púrpura con matices violáceos.

Al tratarse de un árbol monoico, sus flores son unisexuales y tanto las masculinas como las femeninas se encuentran en el mismo pie. Las flores masculinas están reunidas en racimos terminales erectos, tienen forma esférica y no poseen sépalos ni pétalos, tan solo haces de entre 4 y 10 estambres que desprenden polen de color amarillo. Las diminutas flores femeninas aparecen dispuestas en cabezuelas colgantes; cada una tiene un anillo de sépalos cortos y sin desarrollar, y lo mismo ocurre con los pétalos; su pistilo tiene dos estigmas sobresalientes.

Los frutos del liquidámbar son cápsulas esféricas colgantes de unos 3 cm de diámetro y un largo pedúnculo de entre 5 y 7 cm de largo. Cada fruto está compuesto por muchos receptáculos pequeños, coronados por restos de los estigmas apareados; y cada receptáculo tiene dos valvas que se abren para dejar escapar un par de semillas. Estas son ovaladas, de color pardo claro, miden unos 8 mm de largo y tienen una pequeña ala terminal. Los frutos maduran el el mes de octubre y permanecen colgando de las ramas durante todo el invierno.

Liquidámbar en el parque José Celestino Mutis

Liquidámbar en el parque José Celestino Mutis.

hoja

Hoja del liquidámbar en el mes de noviembre.

Detalles de la corteza del liquidámbar

Detalle de la corteza del liquidámbar.

Detalle de la flores masculinas del liquidambar

Las flores masculinas del liquidámbar.

Detalles de los frutos en invierno.

Los frutos del liquidámbar en invierno.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: