La grevillea

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

La grevillea o roble australiano es un árbol ornamental con escasa presencia en Sevilla. Sin embargo, podemos contemplar ejemplares de gran porte tanto al final de la calle Cardenal Bueno Monreal (en la esquina con la avda. de la Borbolla) como en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva (frente al bloque 65, o bien en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco), y también en el jardín de la Casa Rosa. El nombre científico de este exótico árbol es Grevillea robusta A. Cunn. ex R. Br. y pertenece a la familia de las Proteáceas. Es originario de Australia, concretamente de la zona costera boscosa del sur de la provincia de Queensland, entre los 27º y 30º de latitud sur, en una franja de unos 160 Km hacia el interior. La grevillea es un árbol de crecimiento rápido que en nuestra ciudad suele superar los 20 metros de altura, aunque en su lugar de origen sobrepasa los 35 metros. Su copa suele ser cónica cuando es joven, y con los años la parte superior se redondea de forma irregular; su tronco es recto y recio y está bien formado para sustentar las ramas que de él se yerguen, normalmente a poca distancia del suelo; su corteza es de un color grisáceo oscuro y presenta fisuras y surcos verticales. Suele tolerar la mayoría de los suelos, aunque para que florezca requiere un lugar soleado; por otro lado, resiste bien tanto la sequía como las heladas cortas (en la fase adulta puede soportar hasta -8 ºC). Su madera es de buena calidad, tiene un bonito veteado y se emplea en ebanistería.

Sus hojas son perennes, aunque si hace frío el árbol las pierde; además son alternas y compuestas, suelen medir entre 15 y 30 cm de largo y de 9 a 14 cm de ancho, y por lo general disponen de 11 a 21 pares de folíolos insertos sobre un raquis acanalado; estos folíolos o pinnas están lobulados y tienen cierta semejanza con las lenguas de fuego; con respecto a su color, son de color verde oscuro, con cierto brillo, por el haz, y de color verde pálido con tonalidades plateadas por el envés.

Sus flores son muy llamativas, tanto por su forma como por su color amarillento anaranjado; brotan agrupadas densamente en espigas horizontales de unos 15 cm de largo, situadas en los extremos de las ramas laterales del año anterior; una peculiaridad de estas flores es que son apétalas, están provistas de un cáliz corto con cuatro lóbulos curvados, poseen cuatro estambres con las anteras sésiles dentro de un limbo y un estilo largo y torcido. Otra característica es que son muy melíferas, es decir, que son una fuente de néctar para las abejas. La grevillea florece por primera vez pasado los 6 años de vida (en Sevilla, en la primera quincena del mes de mayo).

Sus frutos son unas cápsulas aplanadas con una punta curvada (un tipo de frutos que se denominan folículos) que miden algo menos de 2 cm y son de color marrón oscuro, casi negruzco; además, son dehiscentes, es decir, que al madurar se abren espontáneamente para dejar libres una o dos semillas. Dichas semillas están rodeadas por un ala y suelen medir un centímetro de largo por medio de ancho.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalles del fruto y semilla de la grevillea.

Detalle del fruto y la semilla de la grevillea.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: