La Red de Sevilla por el Clima y las talas de árboles

Talas indiscriminada...en la zona de Tabladillas.

Talas indiscriminadas… en la zona de Tabladilla.

Hace unos cinco años un alma sensible plantó en un alcorque vacío de la calle Tabladilla, junto a los bloques de la urbanización de la Estrella, un pequeño limonero. Yo, en sus primeros años, fui más de una vez a regarlo en verano; a veces lo hacía con mi padre, que se quedaba dentro del coche por su edad; otras veces le sugería a mi tía, vecina del arbolito, que cuando saliera con la cuidadora, lo regase. Han pasado los años, y tanto mi padre como mi tía se han ido, pero curiosamente también el pequeño limonero.

En la calle Tabladilla, durante este mes de noviembre, ha llegado la poda y la tala, y no sólo ya no está el pequeño limonero que me recordaba tiernamente a mis seres queridos, sino que también han desaparecido otros árboles, algunos centenarios, como un viejo olmo que perteneció al antiguo jardín de la casa de Genaro Palardé y que se encontraba en la zona de aparcamiento. Ahora la calle tiene otro paisaje, desforestado, maltratado y sin sombra.

Y esto no sólo está pasando en esta calle, sino en otras muchas más de la ciudad y no lo entiendo. Hace un mes se presentaba a la opinión pública un proyecto pionero, la Red de Sevilla por el Clima, que pretende revegetar la ciudad, crear azoteas verdes, promover la utilización de energías renovables para reducir las emisiones de CO2, así como educar y concienciar a la población con respecto a los riesgos del cambio climático. El objeto de la actuación es bajar 5ºC en la ciudad para el 2020, animando siempre a la participación activa de los vecinos en la búsqueda de soluciones.

Y todo esto tan bonito, no me encaja con lo que pasa ni con lo que se propugna institucionalmente, pues tanto el arranque del pequeño arbolito, que no hacía daño a nadie ni a nada, como las podas que mutilan a los árboles y nos dejan sin sombra y sin frescor para el verano, son un mal ejemplo para todos. Se justifica, de este modo, el ensañamiento hasta en los tratamientos de los árboles de los jardines privados. No sé si todo esto de las podas y las talas corresponderá a una política preventiva o será un simple negocio de las empresas de este ramo.

Si la Red por el Clima de Sevilla empieza ahora cuidando lo que tenemos, los árboles heredados de nuestros abuelos, nuestros fieles amigos, y reforestando con respeto y cariño, de esta manera beneficiaremos y embelleceremos a la ciudad.

Marisol Buero

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: