La sociedad civil en Sevilla

El primer ciclo “Agua, paisaje y ciudadanía”.

El pasado día 23 de marzo tuve la oportunidad de hablar en el primer Ciclo “Agua, paisaje y ciudadanía” sobre el movimiento ciudadano en Sevilla. Haré un resumen de lo que dije en los escasos diez minutos que se me concedieron.

Comencé exponiendo mi opinión sobre la sociedad civil de Sevilla, que, como suele ocurrir en todas partes, es dual: por una parte están quienes solo desean que triunfen sus ideas y critican los abusos y arbitrariedades que comete el partido que gobierna, y por otra parte existen asociaciones que son correa de transmisión de los partidos políticos y que sobreviven gracias a las subvenciones que estos les facilitan. La Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva lleva más de treinta años defendiendo los árboles y zonas verdes de Sevilla sin recibir dádivas que la condicionen.

Tras muchos años de trabajo y reivindicaciones, nos sentimos especialmente orgullosos de haber logrado que se inaugurase el Parque José Celestino Mutis el día 16 de junio de 1997. Más tarde, se cumplió nuestra ilusión de dedicarle una avenida a nuestro socio de honor, el poeta Manuel Benítez Carrasco, y de que se construyera el bulevar que lleva su nombre. Podría calificarse de épica la acción de defender los Jardines de Cristina frente a la amenaza que suponía la construcción de un aparcamiento subterráneo bajo las raíces de sus árboles centenarios. Y qué decir de la epopeya que supuso oponerse a la mutilación de los Jardines del Prado para que se construyese un edificio de diseño precisamente para la Universidad de Sevilla. La Justicia nos dio la razón y tuvieron que reconstruir lo destruido. Una pregunta capciosa: ¿por qué los ciudadanos tenemos que pagar, a través de los impuestos, las extralimitaciones de los políticos?

En cuanto al Jardín Americano, que se cerró después de la EXPO`92, se logró reabrir el día 11 de abril de 2010 gracias a la presión que ejerció la Plataforma Ciudadana por los Parques, los Jardines y el Paisaje de Sevilla.  Lamentablemente, el Jardín fue utilizado como arma de reproche político y se abandonó de nuevo a su suerte. Hoy, cuando falta poco para la celebración de su XXV aniversario, está que da pena verlo.

Jacinto Martínez Gálvez

Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: