Archive for agosto 11th, 2019

agosto 11, 2019

Los protagonistas del Parque de María Luisa

Los protagonistas del Parque de María Luisa ya tienen su espacio en dicho parque. Estos son: la Infanta María Luisa, que lo donó a Sevilla; el arquitecto sevillano Aníbal González, cuyos proyectos y obras lo enriquecieron, y el paisajista francés J. C. Nicolas Forestier, que lo remodeló y lo adaptó para la Exposición Iberoamericana de 1929.

La Infanta María Luisa Fernanda de Borbón

Este monumento fue erigido en 1929 por el Comité de la Exposición Iberoamericana de 1929 en homenaje a la egregia señora.

La infanta nació en Madrid el 30 de enero de 1832. Era hija de Fernando VII y de su cuarta esposa, María Cristina de Nápoles. Debido a la situación política, el día 10 de noviembre de 1843 su hermana Isabel, con tan solo 13 años, se convierte en Reina de pleno derecho y la infanta María Luisa en Princesa de Asturias…

Allá por el año 1846, con solo 14 años, la infanta se casa con don Antonio de Orleans, duque de Montpensier, hijo menor del Rey Luis Felipe de Francia. Después de tres años de vicisitudes por Francia, el gobierno de España decide que los infantes se instalen en Sevilla, los cuales fueron muy bien recibidos en la ciudad el día 7 de mayo de 1848; más tarde, se instalaron en el Palacio de san Telmo.

Según cuentan las crónicas de la época, la idea de ceder a Sevilla parte de los Jardines del Palacio de San Telmo fue del concejal Pedro Rodríguez de la Borbolla, quien propuso en un pleno que se autorizara al alcalde, el conde de Santa Bárbara, a que mediase en la cesión, pero esta no llegó a buen puerto. Más tarde, Rodríguez de la Borbolla insistió y, en mayo de 1893, el entonces alcalde José Bermúdez Reina retomó la iniciativa y pidió a la infanta la cesión de terrenos y edificios por la que había de atravesar el eje puerto-ferrocarriles a Cádiz, Málaga y Granada. En su súplica, el alcalde pidió además la mayor parte del jardín de San Telmo. La contestación de la infanta con fecha de 19 de mayo fue la siguiente: “Experimento gran satisfacción en acceder a los deseos del Excmo. Ayuntamiento de esta capital contenidos en la solicitud que me ha dirigido porque no se equivoca al afirmar que tengo verdadero amor a esta ciudad donde he residido gran parte de mi vida rodeada de todos y mis hijos y donde he recibido pruebas de consideración y afecto que no puedo olvidar. Estoy dispuesta por tanto, a ceder a esta capital no solo el terreno necesario de los jardines de San Telmo para prolongar el arrecife que pasa ante la Fábrica de tabacos en la parte que da frente al Prado de san Sebastián, sino también toda la parte del mismo jardín que, por consecuencia de la prolongación del arrecife, ha de quedar segregado de dicho palacio”.

Condiciones

La Infanta puso como condición, además de que el Ayuntamiento costeara el nuevo cerramiento, la siguiente: “jamás dedicarse a objetos diversos de los indicados (arrecife y parque) aunque se aleguen causas de utilidad pública o se invoquen o recaben leyes del Estado o resoluciones del Gobierno, hasta el extremo de que, si lo contrario se acordase o hiciera por el municipio, desde aquel momento se daría origen a una acción rescisoria del contrato”.

Un mes después, en San Telmo, se verificó la cesión, ante el notario Ildefonso Calderón. Concretamente la Infanta cedió 18 Ha y 40 a que limitaban, por el norte, con  el camino de San Diego y el Prado; por el sur, con el paseo de la Bella Flor, desde la glorieta Fuente del Abanico y el Huerto de Mariana; por el este, con el Prado, y por el oeste, con los terrenos de los jardines de san Telmo “ que se reserva la Infanta”. Nunca recibió Sevilla un regalo tan importante como el que hizo en 1983 esta Infanta.

A pesar de la alegría inicial con la que Sevilla acogió la cesión del parque, éste cayó en un abandono del que solo lo sacarían los preparativos de la exposición Iberoamericana de 1929.

Aníbal González Álvarez-Ossorio

Este monumento dedicado a Aníbal González fue inaugurado el 27 de mayo de 2011.

Aníbal González, considerado como el principal arquitecto regionalista sevillano. nació en Sevilla el 10 de junio de 1876 y fue arquitecto director de la Exposición Iberoamericana de 1929 desde 1911 hasta 1926, por lo que se convirtió en uno de los principales personajes del certamen.

Sus construcciones en el Parque de María Luisa le dan ese sello emblemático que con el paso de los años va en aumento.

La obra más significativa fue la Plaza de España, cuya construcción duró desde 1914 hasta 1924. Este conjunto está formado por una plaza semicircular de 200 metros de diámetro, bordeada por un canal que recorre 515 metros y que es atravesado por cuatro puentes.

Tras proyectar la Plaza de América en el año 1912, diseñó y construyó en ella los siguientes edificios: el Pabellón de Bellas Artes (el actual Museo Arqueológico), cuya construcción duró desde 1911 hasta 1919; el Pabellón Real, construido entre 1911 y 1916 y restaurado recientemente, y el Pabellón de Arte Antiguo o Pabellón Mudéjar (actualmente, Museo de Artes y Costumbres Populares). Asimismo, proyectó la Glorieta dedicada a los Hermanos Álvarez Quintero.

Falleció a los 53 años, sin un duro; a su entierro acudió todo el pueblo de Sevilla.

 

Jean Claude Nicolas Forestier

En la primavera de 2019 se presentó dicho monumento y en agosto se está terminando de construir su Glorieta.

Este ingeniero paisajista francés nació en el pueblecito de Aix-les-Bains, situado en la Saboya francesa, el 9 de enero de 1861. Cursó sus estudios en París, en la Escuela Politécnica y en la Escuela Libre de Ciencias Políticas, y más tarde en la Escuela Forestal de Nancy.

En el año 1911, el comité ejecutivo de la Exposición Iberoamericana, con los ánimos  del alcalde Antonio Halcón, contrató  a Nicolás Forestier para que adecentara el Parque de María Luisa. Las reformas se llevaron a cabo desde 1912 hasta 1914. El paisajista Forestier respetó la esencia  y el diseño primitivos, pero convirtió en núcleo central el estanque de los patos y dos focos equidistantes, el estanque de los Lotos y la fuente de los Leones.

Como jardín público, el Parque de María Luisa se abrió el día 18 de abril de 1914.

En el año 2014, al cumplirse el centenario de la apertura al público del Parque de María Luisa, la Plataforma Ciudadana por los Parques, los Jardines y el Paisaje de Sevilla acordó erigir por cuestación popular un monumento a Forestier.