Archive for ‘Bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco’

febrero 23, 2016

XVI Recital Poético Manuel Benítez Carrasco

Boceto del azulejo conmemorativo de la inauguración de la Avenida Manuel Benítez Carrasco.

Boceto del azulejo conmemorativo de la inauguración de la Avenida Manuel Benítez Carrasco.

Hace dieciséis años que, en cada conmemoración del Día de Andalucía, recordamos a Manuel Benítez Carrasco. Tal vez sea porque solicitamos para él la Medalla de Andalucía, con el apoyo de 8.352 firmas y 231 entidades. La Junta de Andalucía, en aquella ocasión, no estuvo a la altura del pueblo andaluz y declinó nuestra petición. Han pasado los años y los poemas de Manolo siguen emocionando a los andaluces, mientras que los políticos que le negaron el reconocimiento están penando en el olvido eterno.

Los vecinos del barrio de La Oliva, un año más, hemos recordado las anécdotas y vivencias del gran poeta granadino.

Recordando a Manuel Benítez Carrasco.

Recordando a Manuel Benítez Carrasco.

agosto 10, 2015

La grevillea

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

La grevillea o roble australiano es un árbol ornamental con escasa presencia en Sevilla. Sin embargo, podemos contemplar ejemplares de gran porte tanto al final de la calle Cardenal Bueno Monreal (en la esquina con la avda. de la Borbolla) como en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva (frente al bloque 65, o bien en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco), y también en el jardín de la Casa Rosa. El nombre científico de este exótico árbol es Grevillea robusta A. Cunn. ex R. Br. y pertenece a la familia de las Proteáceas. Es originario de Australia, concretamente de la zona costera boscosa del sur de la provincia de Queensland, entre los 27º y 30º de latitud sur, en una franja de unos 160 Km hacia el interior. La grevillea es un árbol de crecimiento rápido que en nuestra ciudad suele superar los 20 metros de altura, aunque en su lugar de origen sobrepasa los 35 metros. Su copa suele ser cónica cuando es joven, y con los años la parte superior se redondea de forma irregular; su tronco es recto y recio y está bien formado para sustentar las ramas que de él se yerguen, normalmente a poca distancia del suelo; su corteza es de un color grisáceo oscuro y presenta fisuras y surcos verticales. Suele tolerar la mayoría de los suelos, aunque para que florezca requiere un lugar soleado; por otro lado, resiste bien tanto la sequía como las heladas cortas (en la fase adulta puede soportar hasta -8 ºC). Su madera es de buena calidad, tiene un bonito veteado y se emplea en ebanistería.

Sus hojas son perennes, aunque si hace frío el árbol las pierde; además son alternas y compuestas, suelen medir entre 15 y 30 cm de largo y de 9 a 14 cm de ancho, y por lo general disponen de 11 a 21 pares de folíolos insertos sobre un raquis acanalado; estos folíolos o pinnas están lobulados y tienen cierta semejanza con las lenguas de fuego; con respecto a su color, son de color verde oscuro, con cierto brillo, por el haz, y de color verde pálido con tonalidades plateadas por el envés.

Sus flores son muy llamativas, tanto por su forma como por su color amarillento anaranjado; brotan agrupadas densamente en espigas horizontales de unos 15 cm de largo, situadas en los extremos de las ramas laterales del año anterior; una peculiaridad de estas flores es que son apétalas, están provistas de un cáliz corto con cuatro lóbulos curvados, poseen cuatro estambres con las anteras sésiles dentro de un limbo y un estilo largo y torcido. Otra característica es que son muy melíferas, es decir, que son una fuente de néctar para las abejas. La grevillea florece por primera vez pasado los 6 años de vida (en Sevilla, en la primera quincena del mes de mayo).

Sus frutos son unas cápsulas aplanadas con una punta curvada (un tipo de frutos que se denominan folículos) que miden algo menos de 2 cm y son de color marrón oscuro, casi negruzco; además, son dehiscentes, es decir, que al madurar se abren espontáneamente para dejar libres una o dos semillas. Dichas semillas están rodeadas por un ala y suelen medir un centímetro de largo por medio de ancho.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalles del fruto y semilla de la grevillea.

Detalle del fruto y la semilla de la grevillea.

febrero 13, 2015

Publicación de las poesías inéditas de Manuel Benítez Carrasco

Ayer y de Hoy, recopilación de algunos poemas inéditos y otros no publicados,

El libro “De Ayer y de Hoy”, recopilación de algunos poemas inéditos y otros no publicados de Manuel Benítez Carrasco.

Con el adiós definitivo al poeta granadino Manuel Benítez Carrasco, socio de honor de nuestra entidad, sus amigos, encabezados por el hermano del poeta, el padre Benítez S.J., lograron publicar en cinco tomos sus obras completas con el patrocinio de Caja Sur de Córdoba. Más tarde, el padre Benítez, poco antes de fallecer, le entregó a Jesús Rossi una caja con las cosas de Manolo… y en ella había poesías no publicadas del poeta del Albaycín.  Gracias a Ediciones Giralda, hoy podemos disfrutarlas tras su presentación en el Ateneo de Sevilla.

En el acto de presentación, Jesús Rossi López de Castilla, recitó algunas "solea" de Manolo, como  "Soleá del amor desprendido" y "Soleá del amor indiferente"

En el acto de presentación, Jesús Rossi López de Castilla, recitó algunas “soleás” de Manolo, como “Soleá del amor desprendido” y “Soleá del amor indiferente”.

Manolo Melado, contó varias anécdotas que le pasó con Manuel Benítez Carrasco.

Manolo Melado contó varias anécdotas que tenían como protagonista a Manuel Benítez Carrasco.

Federico Rivellot, recitó de forma magistral el poema de Manuel Benítez Carrasco " juerga en el cielo"

Federico Rivellot recitó de forma magistral el poema de Manuel Benítez Carrasco “Juerga en el cielo”.

junio 16, 2013

El bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco en flor

026

El bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco comienza en la rotonda situada entre el parque José Celestino Mutis y la barriada de La Oliva, y termina en la rotonda de la avenida de la Paz.

El bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco discurre entre los barrios sevillanos de La Oliva y del Tiro de Línea. En el mes de junio es una delicia pasear por su interior y poder contemplar la policromía que forman las floraciones de las tipuanas (Tipuana tipu (Benth.) Kuntze.), de las acacias de Constantinopla (Albizzia julibrissin Durazz.), de los sauzgatillos (Vitex agnus castus L.) y de las grevilleas (Grevillea robustas A. Cuun. ex R. Br.). Una combinación placentera para los sentidos y un motivo más para admirar la obra creadora de Dios.

007

El bulevar visto desde la rotonda del parque José Celestino Mutis.

010

El amarillo oro de las tipuanas contrasta con el rosa de las acacias de Constantinopla.

014

El azul añil de los sauzgatillos completa la paleta de colores.

015

De vez en cuando hay que mirar a los árboles en flor que generosamente nos ofrecen belleza y armonía.

020

El hombre los plantó y el sol de nuestra tierra consiguió este concierto de colores.

100_4241

Las flores de la grevillea.

Pinche aquí para ver más artículos sobre el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

octubre 7, 2012

Vandalismo arboricida en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco

Vandalismo arboricida en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

Nos llamó un amigo que con voz triste nos informó de que los niñatos que se reúnen en los bancos del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco para consumir litronas de cerveza… se habían entretenido en descortezar tres acacias de Constantinopla y que, como aún estaban en período de floración, empezaban a notarse los síntomas de la agresión porque sus hojas estaban mustias.

¿Qué clase de educación han recibido estos jóvenes que disfrutan secando los árboles…?

Esperamos que los servicios municipales de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla traten adecuadamente a estos árboles para que no se sequen.

Sabemos que la tristeza es el alma del verso… Es ella la que lo hace humano, como una voz… Sensible y luminoso… Nada hay tan musical como una gran pena, dicha en el corazón sinfónico de un verso. Así nos sentimos.

Detalle de la agresión a la acacia de Constantinopla.

julio 4, 2010

El bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco

Panorámica del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

Tras vencer múltiples dificultades, el día 16 de junio de 1997 inauguramos el parque José Celestino Mutis, y al año siguiente, el día 22 de abril de 1998, le dimos el nombre del poeta granadino a la avenida que discurre entre la rotonda de Alcampo y la del final del parque. Después pusimos todo nuestro empeño en la construcción del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco en la misma avenida. Hemos acudido a nuestro archivo fotográfico, al libro de actas y, sobre todo, a nuestro boletín informativo La Voz de los Jardines, que publicábamos en aquellos años, para poder contar los pasos que dimos y las vicisitudes que tuvimos que sortear hasta lograr su apertura al público el día 1 de febrero de 2001.

Antecedentes 

 

En el editorial del nº 11 de La Voz de los Jardines, publicado en mayo de 1999, dábamos un toque de atención:

Siempre hemos dicho que la misión de los políticos es construir una Sevilla habitable. Estamos en tiempo de promesas, aunque algunos después sean remisos a cumplirlas, y como sabemos que la esperanza es la aurora del vencido, preguntamos con algo de ingenuidad: ¿cuándo se transformarán la maleza y los jaramagos de la avenida Poeta Manuel Benítez Carrasco en un digno bulevar que tenga por fondo el singular parque José Celestino Mutis?

En La Voz de los Jardines nº 13, con fecha de mayo de 2000, informamos de lo siguiente:

Tras largos años de demanda, por fin el Ayuntamiento aprobó el proyecto del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco. Sentimos una gran satisfacción porque, con la acreditada seriedad que nos caracteriza, hemos contribuido a la materialización de esta obra; para ello hemos apoyado las iniciativas de asociaciones afines, hemos presentado proyectos, hemos colaborado con los equipos técnicos y hemos aprovechado cualquier oportunidad (meriendas electorales, entrevistas, boletines informativos, etc.) para reclamar a los políticos la urgente necesidad de su construcción.

En el editorial de La Voz de los Jardines nº 14, publicado en noviembre de 2000, se critica a los detractores del proyecto:

El cauce del Tamarguillo fue durante muchos años una escombrera inmunda. Hoy, gracias a la constancia de nuestra Asociación, ha reverdecido: podemos disfrutar del parque José Celestino Mutis y muy pronto lo haremos del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco. Esto se ha conseguido a pesar de las zancadillas de los de siempre, que solicitaron la construcción de un campo de fútbol en su lugar y que ahora pretenden rebautizar el nuevo paseo con otro nombre.

Antiguo cauce del Tamarguillo antes de las obras

Abril de 1999: comienzan las obras.

Plantación de los primeros árboles.

Plantación de las acacias de Constantinopla.

Plantación de los arriates laterales.

En La Voz de los Jardines nº 15, de agosto de 2001, se narra la inauguración:

Al comunicarnos el Distrito Sur que el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco se inauguraba el día 1 de febrero, iniciamos las gestiones para darle la debida relevancia al acto, procurando que fuese en consonancia con el legado literario del poeta. Como nos consta que la directora y el claustro del colegio público Manuel Canela son grandes admiradores del poeta granadino, solicitamos su colaboración, que como siempre nos la ofrecieron con grata predisposición, y a pesar del poco tiempo que faltaba para el acontecimiento, instruyeron a un grupo de alumnos para que recitaran, en el momento de la inauguración, el poema Dice el árbol, cuyos primeros versos están grabados en una placa incrustada en un tosco monolito a la entrada del paseo.

Nosotros siempre procuramos colaborar positivamente con las Administraciones Públicas; así, al comprobar allá por el mes de octubre que había numerosos árboles que como consecuencia del trasplante se habían secado, se lo notificamos a la delegación de Parques y Jardines del Ayuntamiento para que llevase a cabo su reposición. Asimismo, avisamos de la necesidad de colocar una barrera protectora a ambos lados del paseo para evitar posibles accidentes a aquellas personas negligentes e incívicas que, además de pisar los arriates, no cruzan las vías por los semáforos a pesar del tráfico que circula. Otro olvido que debería subsanar con prontitud la Sra. Guerra-Librero (concejal delegada de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla en aquellos años) es la colocación de papeleras; de esta manera, los que arrojan los desperdicios al suelo no tendrán disculpas.

Y por último, como los protegidos vándalos siguen haciendo de las suyas sin el menor temor y han estropeado el sistema de riego, sería conveniente, para que no se sequen los árboles, que se procediese a su reparación, y mientras tanto, que el personal de mantenimiento regase del modo tradicional. Y como siempre decimos, ya está estrenado, ahora toca mantenerlo. Nosotros seguiremos estando atentos para que así sea.

 

Jesús Rossi con los hermanos del poeta Manuel Benítez Carrasco.

Los alumnos del colegio Manuel Canela recitando el poema “Dice el árbol”.

Los alumnos inaugurado los juegos infantiles.

Miembros de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva, tras la inauguración.

El monolito con el poema “Dice el árbol”.

El bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco discurre entre la rotonda de Alcampo y la rotonda de La Oliva; a uno de sus lados se sitúan los edificios conocidos como los bloques de Comisiones Obreras y los de UGT, y al otro lado se encuentran los bloques de Giralda Sur y de Cielo Azul y la barriada Nuestra Señora de la Oliva. El bulevar dispone de una abundante arboleda en el paseo central, que proporciona una benéfica sombra; la exuberante y tupida vegetación lateral aísla a los paseantes del ruido del tráfico rodado. Las floraciones de las grevilleas, las tipuanas, las acacias de Constantinopla y las jacarandas son espectaculares.

Dimensiones: 48 x 325 m

Número de árboles: 387

Setos: Pitósporos como barrera protectora

Alumbrado: 38 puntos

Nº de pozos: 1 (para el riego)

Carriles bici: 2

Incluye juegos infantiles, bancos de piedra y un monolito rústico con la inscripción de unos versos del poema Dice el árbol.

Presupuesto: 101 millones de Ptas.

 

Panorámicas del Bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco (junio de 2010).

 

Floración de las acacias de Constantinopla.

Las tipuanas en flor.

Las grevilleas en flor.

Las jacarandas en flor.

Los limpiatubos en flor.

Por desgracia, la delegación de Parques y Jardines del Ayuntamiento no hace todo lo que debería hacer.