Posts tagged ‘Árboles de Australia’

julio 30, 2017

El brachichito

Las flores del brachichito.

Posiblemente, los ejemplares de brachichito más antiguos de Sevilla se encuentren en los Jardines de Cristina. Por otra parte, en los años sesenta del pasado siglo, se consideraba que eran los más apropiados para el viario urbano; por tal motivo, hay multitud de avenidas y barrios plantados de brachichitos en nuestra ciudad; en nuestra barriada Ntra. Sra. de la Oliva hay ejemplares que tienen cincuenta años de existencia. El nombre científico de este árbol es Brachychiton populneus (Schott &Endl.) R. Br. y pertenece a la familia de las Esterculiáceas. Es originario de Australia, en concreto de los estados del sureste: Victoria, Nueva Gales del Sur y la parte meridional de Queensland, donde se distribuye desde las zonas costeras hasta las zonas semiáridas del interior. Su crecimiento se puede considerar como algo intermedio entre moderado y rápido; puede llegar a alcanzar los 20 m de altura en condiciones óptimas de terreno y luminosidad; también se puede considerar como un árbol longevo, ya que llega a superar con creces los 100 años de vida. Su copa suele ser piramidal en los primeros años de vida; con el tiempo, sus ramas se robustecen y crecen con tendencia deforme y, si a esto añadimos que las ramitas nuevas cuelgan péndulas, todo esto hace que su porte se vuelva irregular. Su tronco es generalmente recto y cilíndrico, y a veces se ensancha por la base, lo que le permite almacenar agua en tiempos de sequía. Su corteza, cuando joven, es de color verdoso y de textura lisa, pero con los años se ennegrece y se agrieta de forma que le aparecen pequeñas fisuras longitudinales, dándose el caso de que son difíciles de descortezar. Otra de las características de este árbol es que se adapta casi siempre a la mayoría de los terrenos; por otra parte, resiste bien tanto el calor como la sequía; sin embargo, es sensible a las heladas prolongadas y a los suelos encharcados y, sobre todo, a las podas mutiladoras.

Sus hojas, que miden entre 6 y 12 cm de longitud y disponen de un largo pecíolo de unos 5 cm, son de color verde brillante por el haz y algo más pálido por el envés; además, son perennes, alternas y enteras, pero con distintas formas dentro del mismo árbol: unas son lanceoladas y otras lobuladas (con tres o cinco lóbulos), pero ambas formas tienen los ápices muy pronunciados.

Sus flores, unisexuales, miden algo más de un centímetro de diámetro y suelen brotar de las axilas de las hojas en densas panículas ramificadas; estas flores tienen forma de campana pero no disponen de pétalos: lo que contemplamos es en realidad el cáliz de la flor, que suele ser de color crema o verde pálido por el exterior y amarillento con puntos de color rojizo en cantidades variables por el interior. Las masculinas disponen de unos 20 estambres y las femeninas de un ovario pubescente. En Sevilla, el brachichito florece durante el mes de mayo.

Sus frutos son unas cápsulas leñosas del tipo folículo de unos 7 cm de largo, con la forma de una barca ancha parecida a una góndola; al madurar en otoño, toman un color negruzco y se abren longitudinalmente; cuelgan de un largo pedúnculo durante varios meses. En su interior, cada fruto contiene unas 15 semillas, que están dispuestas en celdillas formando hileras de gajos. Las semillas tienen forma ovoide, miden de 6 a 8 mm de largo, son de color amarillento y están recubiertas de unos pelillos irritantes al tacto.

Brachychiton populneus.

Las hojas y los frutos del brachichito.

Detalle del tronco del brachichito.

agosto 10, 2015

La grevillea

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

Las grevilleas del bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco.

La grevillea o roble australiano es un árbol ornamental con escasa presencia en Sevilla. Sin embargo, podemos contemplar ejemplares de gran porte tanto al final de la calle Cardenal Bueno Monreal (en la esquina con la avda. de la Borbolla) como en la barriada Ntra. Sra. de la Oliva (frente al bloque 65, o bien en el bulevar Poeta Manuel Benítez Carrasco), y también en el jardín de la Casa Rosa. El nombre científico de este exótico árbol es Grevillea robusta A. Cunn. ex R. Br. y pertenece a la familia de las Proteáceas. Es originario de Australia, concretamente de la zona costera boscosa del sur de la provincia de Queensland, entre los 27º y 30º de latitud sur, en una franja de unos 160 Km hacia el interior. La grevillea es un árbol de crecimiento rápido que en nuestra ciudad suele superar los 20 metros de altura, aunque en su lugar de origen sobrepasa los 35 metros. Su copa suele ser cónica cuando es joven, y con los años la parte superior se redondea de forma irregular; su tronco es recto y recio y está bien formado para sustentar las ramas que de él se yerguen, normalmente a poca distancia del suelo; su corteza es de un color grisáceo oscuro y presenta fisuras y surcos verticales. Suele tolerar la mayoría de los suelos, aunque para que florezca requiere un lugar soleado; por otro lado, resiste bien tanto la sequía como las heladas cortas (en la fase adulta puede soportar hasta -8 ºC). Su madera es de buena calidad, tiene un bonito veteado y se emplea en ebanistería.

Sus hojas son perennes, aunque si hace frío el árbol las pierde; además son alternas y compuestas, suelen medir entre 15 y 30 cm de largo y de 9 a 14 cm de ancho, y por lo general disponen de 11 a 21 pares de folíolos insertos sobre un raquis acanalado; estos folíolos o pinnas están lobulados y tienen cierta semejanza con las lenguas de fuego; con respecto a su color, son de color verde oscuro, con cierto brillo, por el haz, y de color verde pálido con tonalidades plateadas por el envés.

Sus flores son muy llamativas, tanto por su forma como por su color amarillento anaranjado; brotan agrupadas densamente en espigas horizontales de unos 15 cm de largo, situadas en los extremos de las ramas laterales del año anterior; una peculiaridad de estas flores es que son apétalas, están provistas de un cáliz corto con cuatro lóbulos curvados, poseen cuatro estambres con las anteras sésiles dentro de un limbo y un estilo largo y torcido. Otra característica es que son muy melíferas, es decir, que son una fuente de néctar para las abejas. La grevillea florece por primera vez pasado los 6 años de vida (en Sevilla, en la primera quincena del mes de mayo).

Sus frutos son unas cápsulas aplanadas con una punta curvada (un tipo de frutos que se denominan folículos) que miden algo menos de 2 cm y son de color marrón oscuro, casi negruzco; además, son dehiscentes, es decir, que al madurar se abren espontáneamente para dejar libres una o dos semillas. Dichas semillas están rodeadas por un ala y suelen medir un centímetro de largo por medio de ancho.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de la floración de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle de las hojas de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalle del tronco y corteza de la grevillea.

Detalles del fruto y semilla de la grevillea.

Detalle del fruto y la semilla de la grevillea.

agosto 1, 2012

El brachichito rojo

Brachichito rojo en los Jardines del Valle.

Los primeros brachichitos rojos que llegaron a Sevilla fueron plantados allá por el año 1985 en los Jardines del Valle. Más tarde se plantó un ejemplar junto al monumento dedicado al vendedor de prensa que está situado en la calle Torneo esquina  con Alvaro de Bazán. El nombre científico de este ornamental árbol es Brachychiton acerifolius A. Cunn. ex F.J. Muell. y pertenece a la familia de las Esterculiáceas. Es originario de la franja oriental de Australia, que abarca desde las regiones subtropicales de Queensland hasta el río Shoalhaven en la parte central de Nueva Gales del Sur; actualmente, la mayor concentración se encuentra en la comarca más seca de la cordillera de Illiwara. Este árbol es de crecimiento relativamente rápido y también lo podríamos calificar como longevo, ya que supera con creces los 150 años de vida; algunos de los ejemplares de los Jardines del Valle sobrepasan los 14 m de altura, pero en su hábitat natural suelen superar los 25 m. El brachichito rojo tiene un porte de aspecto respetable con su copa de estructura piramidal formada por robustas ramas verdosas; el tronco es recto y redondeado y la corteza, de color grisáceo con suaves tonalidades verdosas, es casi lisa, solamente señalada con pequeñas fisuras longitudinales. Podríamos decir que es medianamente rústico, ya que aguanta bien las heladas esporádicas y los períodos cortos de sequía. 

Sus hojas se podrían calificar como semicaducas, porque se caen poco antes de dar comienzo la floración. Con respecto a su disposición en los tallos son alternas y simples, de gran tamaño (unos 30 cm de longitud, pero hay que tener en cuenta que tienen un largo pecíolo). La textura de estas hojas es suave, aunque ligeramente coriácea, y su color es verde brillante;  por otro lado, presentan distintas formas (lo que se llama dimorfismo foliar): en los ejemplares jóvenes suelen ser palmeadas y tienen de 3 a 7 lóbulos profundos, pero al envejecer el árbol aumentan las hojas enteras que tienen forma ovada o romboidal.

Sus flores son apétalas (es decir, que carecen de pétalos); sin embargo, disponen de un cáliz muy vistoso de forma acampanada, compuesto por 5 sépalos parcialmente soldados de color rojo coral que hacen las veces de la corola; este cáliz mide algo más de 1 cm de diámetro y en el centro dispone de una columna de estambres, con unos 10 elementos unidos al pistilo. Las flores, que aparecen normalmente cuando el árbol está casi sin follaje, suelen brotar en Sevilla a mediados del mes de junio y duran hasta finales de julio; normalmente el brachichito rojo no suele florecer hasta los 8 años después de su plantación. Su espectacular inflorescencia es en  racimo. 

Sus frutos son unas cápsulas leñosas de unos 10 cm de longitud, dehiscentes y provistas de unos largos pedúnculos, que tardan 10 meses en madurar y se tornan de color negruzco. Este tipo de fruto se denomina folículo y en su interior contiene una especie de panal que cobija de 12 a 16 semillas de color amarillento, semejantes a los granos de maíz y rodeadas de unos pelillos que al tocarlos irritan la piel.

Brachichito rojo plantado junto al monumento dedicado al vendedor de prensa de la calle Torneo.

Flores del brachichito rojo.

Frutos del brachichito rojo.

Semillas del brachichito rojo.

Tronco y corteza del brachichito rojo.

junio 26, 2012

El brachichito rosa

Uno de los brachichitos rosas de la barriada Ntra. Sra. de la Oliva en plena floración

En Sevilla tenemos el privilegio de disfrutar de numerosos árboles exóticos cuyas espectaculares floraciones añaden colorido y belleza a sus parques y avenidas. Uno de estos árboles ornamentales es sin duda el brachichito rosa, que se ha adaptado perfectamente a nuestro clima y latitud, aunque todavía sea escasa su presencia en nuestra ciudad. En la barriada Ntra. Sra. de la Oliva tenemos cinco ejemplares que están situados en los lugares siguientes: uno se encuentra frente al bloque 49 y lo plantamos el 27 de diciembre de 1991, con la colaboración de los vecinos Juan Tejera Hernández, Paco Rodríguez y Trifón Domínguez, y los otros cuatro los plantamos el día 20 de noviembre de 1994 frente a los bloques 129 y 130, ayudados por los chavales Raúl, Sara y Laura (lo más probable es que les traiga gratos recuerdos el ver este árbol en el blog).

El nombre científico del brachichito rosa es Brachychiton discolor F. J. Muell. ypertenece a la familia de las Esterculiáceas. Es originario de la zona tropical de la costa oriental de Australia, en la franja comprendida entre los paralelos 26º y 33º que corresponde al sur del estado de Queensland y a la parte septentrional de Nueva Gales del Sur. Con relación a su crecimiento, se podría decir que es un árbol que se desarrolla con rapidez y que en condiciones óptimas puede incluso superar los 18 m de altura. Su copa es frondosa y algo piramidal y está formada por robustas ramas que disponen de contrafuerte en la base; su tronco es recto, cilíndrico y a veces se ensancha a poca distancia del suelo; su corteza, de color verdoso cuando joven, es prácticamente lisa, con esporádicas cicatrices horizontales.

Sus hojas, caducas durante un breve periodo de tiempo, son alternas, simples y palmatifidas con de 3 a 7 lóbulos angulosos; tienen vellosidades o tomentos blanquecinos por el envés y unas nervaduras que son visibles por ambos lados de la hoja; su limbo llega a superar los 28 cm de largo y los 22 cm de ancho y su pecíolo mide unos 15 cm de longitud.

Sus flores carecen de pétalos y suelen aparecer a mediados del mes de junio, poco antes de que broten las hojas. Estas flores están dispuestas en racimos terminales y su cáliz, formado por cinco sépalos soldados, es de forma acampanada, de textura aterciopelada y tomentosa, de color rosado o rojo pálido, mide unos 5 cm de longitud y carece de pedúnculo, por lo que se desprende con facilidad formando una alfombra rosada.

Sus frutos son unas cápsulas leñosas y tomentosas que se denominan folículos y que se asemejan a una embarcación vikinga; miden unos 12 cm de largo, son de color pajizo oscuro o herrumbroso y al madurar se abren. Cada fruto contiene en su interior unas 30 semillas de unos 9 mm de largo que están protegidas por pelillos rígidos y espinosos de color amarillento.

Las flores del brachichito rosa

Las hojas del brachichito rosa

Detalles del tronco y las ramas del brachichito rosa

Fruto del brachichito rosa

Alfombra de flores a los pies de un brachichito rosa

El día 21 de mayo de 2012 plantamos un brachichito rosa en el colegio Manuel Canela.