Posts tagged ‘Bucida buceras L’

julio 3, 2017

La bucida

Las hojas y el fruto de la bucida.

Las primeras seis bucidas procedían del Jardín Botánico de San Juan de Puerto Rico y llegaron a Sevilla el día 2 de octubre de 1987 con el Programa Raíces, que tenía por objeto aclimatar las pantas facilitadas por los países americanos para la Exposición Universal de Sevilla de 1992. Uno de los ejemplares de úcar (así llaman los borinqueños a la bucida) se plantó en el Parque José Celestino Mutis gracias a Alberto García Camarasa, quien, además de codiseñador de este parque, fue Director del Programa de Forestación y Jardinería de la EXPO´92. El nombre científico de la bucida es Bucida buceras L. y pertenece a la familia de las Combretáceas. Es originaria de América y su distribución natural corresponde a los territorios comprendidos entre las latitudes 5º N y 25º N, es decir, a la península de Yucatán (México), Centroamérica, las Antillas y la costa norte de Sudamérica. Su crecimiento se puede considerar lento, suele alcanzar los 25 m de altura y puede ser catalogada como longeva, ya que supera con creces los 100 años de vida. Su copa es amplia, con denso follaje, y está formada por ramas casi horizontales; su tronco es recto y puede llegar a alcanzar un metro de diámetro; su corteza, cuando el árbol es joven, es de color grisáceo y sin asperezas, pero con el paso del tiempo se va oscureciendo y agrietando. Su madera es de color amarillento, resistente y dura. Otras características de este árbol son que es muy melífero (o sea, que su néctar atrae a las abejas), que le gusta estar a pleno sol y que no tolera la sombra; por otra parte, resiste muy bien la contaminación ambiental, la cercanía del mar, las heladas de corta duración, la sequía y, sobre todo, aguanta los fuertes vientos.

Sus hojas son perennes, aunque en zonas muy secas se suelen caer por un breve espacio de tiempo; además son simples, de forma ovalada o elíptica, con los márgenes lisos y casi sésiles, y miden entre 3 y 9 cm de longitud. Están dispuestas de forma alterna o espiralada (o sea,  que están colocadas en espiral en los extremos de las ramitas).

Sus flores son pequeñas, de color blanquecino verdoso, y desprenden un agradable perfume; aparecen en las espigas axilares de 3 a 10 cm de longitud; su hipanto (el receptáculo cóncavo de las flores) es campanudo; el cáliz es muy corto y dispone de cinco sépalos fundidos de color verdoso; carecen de pétalos y tienen 10 estambres sin fundir.

El fruto es una pequeña drupa algo carnosa, seca, coronada por el hipanto superior y el cáliz persistente. En su interior contiene una sola semilla de color negruzco; este tipo de semillas no pueden ser deshidratadas ni almacenadas a baja temperatura, ya que pierden pronto la viabilidad.

Las flores de la bucida.

Aspecto actual de la bucida en el Parque José Celestino Mutis.

 

El tronco de la bucida en el Parque José Celestino Mutis.

Anuncios