Posts tagged ‘Marisol Buero Martínez’

abril 20, 2015

Cuando afeamos el paisaje

La noria, una mancha en el paisaje.

Desde la Avenida de Eritaña, ahora de la Guardia Civil, se puede contemplar hacia el Oeste un hermoso horizonte cuando atardece. Sólo algunos altos árboles y las siluetas del Pabellón de Marruecos y de la Autoridad Portuaria, tímidamente escondidos entre árboles en un lateral, ocupan el espacio. Desgraciadamente, hace unos días han colocado en esta zona una noria panorámica, lo que provoca un impacto visual negativo de contaminación y afea de gran manera la contemplación de la ciudad. Este hermoso entorno, planificado durante las reformas para la exposición Iberoamericana de 1929,  está sufriendo un gran deterioro, junto a la pérdida de jardines y arbolado como el que existía en la Clínica de Fátima. Todo nos indica una total ausencia de sensibilidad por parte de nuestros responsables.

El horizonte de la ciudad se contamina visualmente con edificios y elementos que rompen la contemplación relajada de una panorámica tranquila y llana de la ciudad, sin estridencias, como la producida por esta noria y  por la impactante Torre Pelli. Si a ello sumamos que los grandes árboles, los de mayor porte, como los eucaliptos y palmeras, están desapareciendo por enfermedades incontrolables y que peligran asimismo los que viven en la otra orilla ante el proyecto de construcción de un futuro auditorio, por cierto innecesario, está claro que este lugar en poco tiempo perderá por completo su encanto.

¿Qué nos espera a la larga? ¿Sustituir el arbolado por elementos o artilugios estrambóticos, como esta noria que puede verse de manera permanente desde el puente de Triana, con el único fin de sacar algún rendimiento económico? Apelamos al corazón, al respeto a la herencia de nuestros abuelos, a lo hermoso que hemos recibido de nuestro antiguo paisaje natural del Guadalquivir como regalo a las generaciones venideras.

 Marisol Buero Martínez

Sevilla, a 20 de abril de 2015.

P1000883 (2)

En principio, como la Torre Pelli, molesta a la vista.

Anuncios
diciembre 3, 2014

Homenaje a Bénédicte Leclerc

Saludo y presentación al comenzar el acto.

Saludo y presentación al comenzar el acto.

La Plataforma Ciudadana por los Parques, los Jardines y el Paisaje de Sevilla ha organizado un homenaje a Bénédicte Leclerc en la sede de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva, por su generoso apoyo a la iniciativa de erigir un monumento a JCN Forestier.

La señora Leclerc es arquitecta paisajista y especialista en historia urbanística y una gran erudita en lo referente a la obra y la personalidad de JCN Forestier, como lo demuestran y atestiguan los libros escritos por ella sobre el diseñador del Parque de María Luisa.

El acto comenzó con un saludo por parte de  Jacinto Martínez, presidente de la entidad, quien dijo unas palabras de agradecimiento a la señora Leclerc e informó a los presentes de las gestiones realizadas para construir el monumento a JCN Forestier en el Parque de María Luisa.  A continuación, Eloísa Moral, en representación de la Plataforma, le hizo entrega de la rosa de la sensibilidad a la señora Leclerc, y la directiva Conchi Rivera, de la Asociación Amigos de los Jardines, le puso la insignia de Socia Honorífica de la Entidad. Asimismo, Marisol Buero le hizo entrega del libro Entre los árboles del Parque, del que es autora, así como de una cerámica elaborada por ella.

Tras el acto protocolario, Bénédicte se ofreció a contestar las preguntas de los numerosos especialistas en jardinería que asistieron al acto y, una vez contestadas, pasamos a degustar unos aperitivos que habían elaborado los miembros de la Plataforma.

Imposición de la insignia de Socia Honorífica de Amigos de los Jardines de la Oliva.

Imposición de la insignia de Socia Honorífica de Amigos de los Jardines de la Oliva.

Marisol Buero le hizo entrega de su libro "Entre los árboles del Parque" y de una cerámica elaborada por ella.

Marisol Buero le hizo entrega de su libro “Entre los árboles del Parque” y de una cerámica elaborada por ella.

Jacinto, establece un turno de palabra para que la señora Leclerc informe sobre JCN Forestier.

Jacinto establece un turno de palabra para que la señora Leclerc informe sobre JCN Forestier.

Bénédicte Leclerc con Christine Lessart

Bénédicte Leclerc con Christine Lessart, representante de la Plataforma.

La señora Leclerc con el académico Fernando Fernádez Gómez.

La señora Leclerc con el académico Fernando Fernádez Gómez.

Degustando los aperitivos.

Los asistentes degustando los aperitivos.

Un recuerdo del acto.

Un recuerdo del acto.

abril 4, 2014

Tríptico del Centenario de la apertura al público del parque de María Luisa

pag1

Tríptico del Centenario de la apertura al público del Parque de María Luisa.

Triptico CentenarioParque (1)

Triptico CentenarioParque_Página_2

Marisol, muchas gracias.

Este tríptico ha sido elaborado y financiado por nuestra socia Marisol Buero. Hoy se hace realidad el generoso compromiso adquirido en la presentación de su libro Entre los árboles del parque de que lo recaudado sería para la difusión de los valores medioambientales y la conservación de los parques.

libro

Este libro ha contribuido generosamente a sufragar un tríptico que siembra sensibilidad medioambiental.

noviembre 23, 2012

Presentación del libro “Entre los árboles del parque”, de Marisol Buero

El presidente de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva saludando a todos los presentes en el acto.

Con la asistencia de un numeroso público tuvo lugar en nuestra sede social la presentación del libro de Marisol Buero “Entre los árboles del parque”, en el que la autora relata sus primeros recuerdos del sevillano Parque de María Luisa, el afectuoso contacto con los árboles y la contemplación de los atardeceres desde la Plaza de América. Asimismo, cuenta su paso por la Universidad de Sevilla, sus prácticas y vivencias en el Museo Arqueológico, su vinculación con nuestra Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva y también con la Plataforma Ciudadana por los Parques, los Jardines y el Paisaje de Sevilla.

En la mesa, acompañaban a Marisol Buero el académico Fernando Fernández y su amigo el escritor alcalareño Francisco López.

Desarrollo del acto

Comenzó el acto con el saludo y bienvenida del presidente de la entidad a todos los asistentes, y manifestó en primer lugar que este libro era el tercero que se presentaba en nuestra asociación. Con relación a Marisol, relató que siempre le había acompañado en la defensa de los árboles y zonas verdes de Sevilla, y con respecto al libro dijo que tal vez la autora haya sentido la necesidad de dejar constancia de su sensibilidad para la posteridad. A continuación, tomó la palabra Francisco López Pérez, escritor alcalareño y amigo de la autora, que además ha escrito el prologo el libro. Curro López desglosó su larga y afectuosa amistad con Marisol y utilizó unas bellas metáforas para dar a entender las positivas sensaciones que transmite la lectura del libro.

Acto seguido, la autora del libro agradeció su presencia a todos los asistentes y explicó detalladamente la génesis del mismo. Marisol acabó sus palabras narrando el hecho que le había sucedido cuando asistió a la charla del ceramista Joan Panisello, hombre de reconocimiento internacional, en el mes de abril pasado. Cuenta que no le conocía de nada, pero se dejó llevar y asistió por curiosidad. En el transcurso de la conferencia, el ceramista comentó lo importante que son las cosas fortuitas que pasan por nuestra vida, y que él se lleva por las noches una rústica libreta de hojas sueltas unidas por una amplia gomilla, porque muchas veces se despierta con una nueva idea de trabajo, con una fórmula para un esmalte… y así la anota para no olvidarla. Cuenta que una noche se despertó, pero esta vez era una voz que le hablaba y le decía “Joan, tú que quieres a los árboles, que les hablas, que los abrazas, que tienes un huerto ecológico ¿por qué no haces una exposición dedicada a ellos?”.  Joan, sobresaltado, solo se atrevió a decir “¿pero cómo?”, y la voz le respondió: “cuando mañana te levantes, vas y se lo preguntas a ellos”. Lógicamente pasaría una noche inquieta, se levantó muy temprano, se dirigió a su jardín y comenzó a pensar cómo preguntarles a los árboles lo que tenía que hacer, a mirarlos, a tocarlos, pero de nada le servía. Entonces decidió irse a la entrada de la casa, donde tiene dos palmeras junto a un camino; allí pensó en hablarles, pero la proximidad de dicho camino y el paso de los vecinos le intimidó, pues le iban a tomar por loco. Así que se apoyó sobre una de las dos palmeras, mirando a la otra, que estaba a unos cinco metros, y se dijo: “mejor será preguntarlo con el pensamiento”. Y cuando estaba así, tranquilo, la voz le habló de nuevo y le dijo: “acércate”. Nervioso y sobresaltado se dirigió hacia la otra palmera, y cuando estaba a medio metro de ella la voz de nuevo le dijo: “ahora tócame”.  Y muy emocionado comenzó a tocarla, y notó su textura y la composición romboidal del tronco recientemente afeitado. Estando de este modo, de pronto le surgió la chispa creativa, y rápidamente se fue a su taller e hizo una plancha de barro que apoyó sobre el tronco de la palmera, sacando la impronta en negativo de su tronco. A partir de esto hizo una pieza, una escultura, y comenzó a recorrer los bosques cercanos para obtener de los árboles centenarios, que conocía desde su infancia en el Bajo Ebro, esas maravillosas texturas que dieron lugar a la exposición Binomio Hombre-Árbol que viajaría por España, y que fue muy disfrutada, en especial por los invidentes.

Y cuenta Marisol, que la conferencia parecía un regalo, pero fue mucho más, pues desde hacía dos años andaba buscando un artículo fotocopiado de un ceramista que sacaba las texturas de los árboles centenarios que le había impactado. No sabía, cuando decidió asistir a la charla, que aquello que buscaba, lo iba a encontrar con el regalo de la presencia en directo del mismo ceramista, del ceramista enamorado de los árboles.

Por último, Fernando Fernández Gómez, ex director del Museo Arqueológico de Sevilla y secretario general de la Real Academia de Bellas Artes Santa Isabel de Hungría, informó de los costos de la edición del libro, pero puntualizó que Marisol no quería poner a la venta los ejemplares de su obra, sino que las aportaciones voluntarias de quienes lo adquirieran serían destinadas a la publicación de un díptico o póster educativo para fomentar la sensibilización en los ciudadanos, especialmente dirigido a los jóvenes para que respeten los árboles, los jardines y los parques de Sevilla.

Por último, dos directivas de la asociación Amigos de los Jardines de la Oliva le hicieron respectivamente entrega de la rosa de la sensibilidad y de la insignia de socia de honor de la entidad. Finalmente se degustaron unos aperitivos elaborados por las socias.

Un público numeroso estuvo presente en el acto de presentación.

Marisol Buero Martínez recibe por parte de la Asociación Amigos de los Jardines de la Oliva la rosa de la sensibilidad.

Marisol posa con sus compañeras universitarias de Arqueología.