Posts tagged ‘Río Guadalquivir’

septiembre 28, 2013

Tenemos que salvar los últimos navazos de Sanlúcar de Barrameda

Navazo cultivado por Perico y ahora por su hija Mari

El navazo de Perico, situado cerca del fuerte de San Salvador, es de los pocos que siguen funcionando gracias a Mari, que aprendió los secretos de la huerta de su padre Perico.

Por lo general, la expansión urbanística no suele respetar ni el patrimonio etnográfico ni el monumental de nuestras ciudades, y así ha ocurrido con los navazos en Sanlúcar de Barrameda. Desde nuestra asociación, pedimos a las autoridades responsables de la conservación del patrimonio, tanto locales como autonómicas o estatales, que los últimos navazos que se encuentran en la margen izquierda de la desembocadura del río Guadalquivir sean declarados Patrimonio Agrícola o Bien de Interés Cultural (BIC).

El siguiente artículo de Francisco Carrasco lo publicamos en nuestro boletín informativo “La Voz de los Jardines” (nº 5) en el mes de noviembre de 1996:

EL NAVAZO DE SALÚCAR DE BARRAMEDA

UN LEGADO DE LOS  ÁRABES QUE NO DEBE PERDERSE

Desde tiempos inmemoriales, los campesinos de Sanlúcar observaron que debajo de la arena acumulada en las algaidas, dunas o médanos por el impulso del viento que procede del mar, había una capa de agua a una profundidad de entre cuatro y ocho metros. Esta agua se había filtrado del mar y por tanto era salada, pero ellos vieron que en su superficie flotaba una capa de agua dulce que procedía de las lluvias filtradas en el suelo de la campiña y que se perdería en el mar. Esta capa de agua dulce la aprovecharían ellos para regar.

Con la tenacidad propia de los campesinos andaluces y con la sola ayuda de azadas, palas y burros con albarda y serón, cavaron el navazo, dándole la forma de un tronco de pirámide invertida, hasta que el fondo quedo a una altura de 40 a 50 cm de la lámina de agua dulce. En ese momento, buscando el centro de esa base, excavaron un pozo rectangular, el tollo, de un metro de lado y una profundidad de un metro. La arena que habían sacado la extendieron en los alrededores. Para que los taludes no se corrieran, plantaron cañas, chumberas, vides, yucas, etc.

Como la arena del navazo era totalmente estéril, necesitaban añadirle materia orgánica. Las casas del Barrio Alto de Sanlúcar aún no tenían alcantarillado y acumulaban las heces fecales en los llamados pozos negros o ciegos. Cuando se llenaban, había que vaciarlos y los agricultores de los navazos gratuitamente lo hacían, llenando unos cántaros sin cuello (boquines) que tapaban con pastos y que cargaban en unos carros especiales cuya plataforma tenía forma de retícula, en cuyos huecos se metían los cántaros con las heces fecales. En cada carro cabían de 40 a 50 cántaros de una arroba (16 litros) cada uno. Esta mercancía iba a hacer en el navazo el milagro de convertir en fértil la arena estéril. Los cántaros se vaciaban en unos recipientes, que podían ser artesas o medios bidones, y se mezclaban con arena; con esta mezcla se hacían unas bolas que se colocaban en el suelo a ras de tierra, poniendo sobre ellas las semillas (de calabaza, pepino, melón, sandía, etc.) o las plantitas traídas del semillero (cebollas, tomates, pimientos, ajos, etc.).

Con una jarra de trasegar sacaban el agua con suavidad para que no se mezclase con la salada y golpe a golpe regaban la siembra para que las plantas naciesen, arraigasen y al cabo de algún tiempo tomasen contacto con el agua freática y ya no necesitasen el riego.

El resto de las faenas que tenían que hacer eran las mismas que las de cualquier otro agricultor, menos el riego, que podemos decir que era automático.

Actualmente algunos han querido modernizar el navazo y han colocado motobombas, que al succionar el agua forman remolinos mezclando las dos aguas, teniendo que abandonar el riego hasta el año siguiente, que las lluvias manden agua dulce hacia el mar.

A pesar de todos los cuidados, cuando llega el invierno los vientos llevan arena al navazo y tienen que volver a sacarla.

Hoy, que tanto se habla del cultivo ecológico, no puede permitirse que se pierda esa riqueza que los árabes nos legaron. Habrán cambiado los sistemas sanitarios, desapareciendo los pozos ciegos, pero los residuos urbanos ofrecen materia orgánica que sustituye a la de aquellos.

Francisco Carrasco

Noviembre de 1996

Artículo publicado en la Voz de los Jardines Nº 5 de noviembre de 1996

Este ártículo lo publicamos en el nº 5 de “La Voz de los Jardines”, en noviembre de 1996.

abril 23, 2013

La Feria de Abril de 2013

Image

Portada de la Feria de Abril de 2013. Está inspirada en la Plaza de España.

Ya hace 166 años que se levantaron las primeras casetas de feria allá en el Prado de San Sebastián. En el año 1973 la feria cruzó el río Guadalquivir y se instaló en los terrenos de Los Remedios.

La feria de abril fue concebida por el vasco José María Ybarra y por el catalán Narciso Bonaplata, tal vez con ciertas perspectivas comerciales, pero luego la idiosincrasia del pueblo sevillano la transformó en una ciudad de casetas efímeras donde podían convivir los distintos estamentos sociales a través de un baile alegre, rítmico y lleno de insinuaciones y armonía que, con el colorido y la sensualidad de los trajes de gitana, ha sido exportado a todo el mundo con el fin de alegrar cualquier reunión o fiesta.

Este año nos acompañó el Sol, ese Lorenzo que nos aguó la Semana Santa… También nos han visitado grandes cruceros de lujo: de nuevo el río Guadalquivir adapta su cauce para traer riquezas, en este caso a través de las divisas turísticas.

La crisis económica se ha notado… En años de bonanza, la mayoría de los ciudadanos degustaba las gambas y el jamón, pero este año lo que abundaba eran las tortillas camperas y las medias raciones de pimientos fritos.

Camino de la Feria por el Puente de Los Remedios.

El crucero de lujo Azamara Guest en el puerto de Sevilla

El crucero de lujo Azamara Quest atracado en el Muelle de las Delicias.

Paseo de caballos...

Paseo de caballos por el Real de la Feria.

A la grupa de la jaca...

A la grupa de la jaca…

Una amazona

Una amazona bellamente enjaezada…

El colorido de la Feria de Sevilla

El colorido y la armonía de la Feria de abril sevillana.

Un modelo de traje para cada mujer

Un modelo de traje para cada mujer…

Bailando por sevillana

Bailando por sevillanas.

La peineta sevillana

La peineta sevillana…

agosto 22, 2012

Un crucero de lujo en el puerto de Sevilla

Un moderno crucero de lujo atraca en el puerto de Sevilla.

A nuestro río Guadalquivir los romanos lo llamaban Betis, y ha sido y es un vital e inseparable compañero de Sevilla. En este mes de agosto de 2012, el río ha sido protagonista porque el crucero de lujo Azamara Journey permanecerá durante dos días atracado en el muelle de las Delicias; esto ha sido posible gracias a la nueva esclusa Puerta del Mar.

El crucero Azamara Journey fue construido en el año 2000 y transporta entre tripulación y pasaje a más de 1.000 personas. Sus dimensiones son: 181 m de eslora, 25,6 m de manga y 5,80 m (19 pies) de profundidad.

El Ayuntamiento ha colaborado manteniendo limpia la zona de atraque y gestionando el desplazamiento de los turistas mediante autobuses. Opinamos que el histórico puerto de Sevilla debería ser promocionado por la Corporación Municipal para que arriben en él este tipo de cruceros; además, al desembarcar los turistas podrían darles la bienvenida señoritas vestidas con el traje de flamenca y ofreciéndoles para su degustación productos de nuestra tierra; asimismo, podrían planificarse rutas turísticas como por ejemplo las visitas a las iglesias barrocas de Sevilla, al Alcázar o al Archivo de Indias, sin olvidar el tapeo por los bares de Triana y, como despedida, un espectáculo nocturno de flamenco; o sea, sembrar para recoger frutos.

El crucero de lujo Azamara Journey en el muelle de las Delicias de Sevilla.

El río Guadalquivir en agosto de 2012.

El río Guadalquivir tiene 657 Km de longitud y recorre Andalucía desde el oriente hasta el suroeste. Su nacimiento tiene lugar en la sierra de Cazorla, a unos 1.400 metros de altitud, en una zona conocida como la Cañada de Aguafría, y desemboca en el oceáno Atlántico cerca de Sanlúcar de Barrrameda. Pasa por las importantes ciudades de Baeza, Andújar, Córdoba, Lora del Río y Sevilla. Desde esta última ciudad, que es la capital de Andalucía y sede del antiguo puerto de Indias, el río es navegable hasta el mar. A esta vía fluvial que tiene 81,877 Km de longitud y un calado de unos 7 metros se la denomina Eurovía Guadalquivir E 60.02.

El puente de san Telmo a mediados del siglo XX.

La actividad portuaria a mediados del siglo XX.

El desaparecido puente de Alfonso XIII y el acorazado Buenos Aires. Primer tercio del siglo XX.

Puerto de Sevilla, dibujado por A.Gómez Polo en la segunda mitad del siglo XIX.

Río Guadalquivir, Salón de Cristina y embarcadero junto al Palacio de San Telmo. Primer tercio del siglo XIX.

El río Guadalquivir.  Sevilla vista desde Triana.

El río Guadalquivir, al fondo el barrio de Triana, y a la derecha el puente de barcas…

Antonio Machado (1875-1939)

¡Oh Guadalquivir!

Te vi en Cazorla nacer

hoy, en Sanlúcar morir.

Un borbollón de agua clara,

debajo de un pino verde,

eras tú, ¡qué bien sonabas!

Como yo, cerca del mar,

río de barro salobre,

¿sueñas con tu manantial?